Romerías veraniegas, un riesgo añadido para el medio ambiente

Las romerías veraniegas suponen un riesgo añadido para la conservación del medio ambiente, especialmente por el peligro de provocar incendios en una época de elevadas temperaturas, por la gran concentración de personas que, en muchos casos, "no observan las mínimas normas de precaución".

Así lo han manifestado a EFEverde representantes de organizaciones ecologistas que han coincidido también en señalar que estas celebraciones festivas pueden afectar a los animales de algunas zonas.

Según estas organizaciones, es muy frecuente ver cómo después de estas celebraciones masivas, los residuos quedan abandonados, “incluso aunque existan contenedores cercanos de todo tipo”, con el consiguiente perjuicio para el hábitat.

Para WWF, es esencial que durante estas celebraciones se activen todos los protocolos de seguridad y vigilancia y se impidan actuaciones que supongan un peligro para el medio ambiente.

Una portavoz de esta organización ha manifestado a EFEverde que incluso se ha detectado el uso “muy frecuente” de elementos pirotécnicos como petardos y “fuegos artificiales”.

Un aspecto que preocupa especialmente a las organizaciones conservacionistas, como Ecologistas en Acción, es la gran cantidad de residuos que quedan abandonados a lo largo del recorrido de las romerías y en las zonas de concentración.

Especialmente bolsas de plástico y de cristales de botellas que “pueden tener un terrible efecto lupa” y provocar un incendio o pueden causar heridas.

Las citadas organizaciones han recordado que está limitado el uso de vehículos por determinadas zonas, ya que pueden originar chispas e, igualmente, afectar al hábitat.

Las organizaciones ecologistas han señalado la necesidad de que sean los propios organizadores de las fiestas los que se hagan cargo de la seguridad y la vigilancia de estas actividades.

Para ambas organizaciones el peligro es más alto en verano por las condiciones de elevadas temperaturas y sequedad del ambiente, pero “no exclusivo”, ya que en primavera empiezan a existir serios problemas porque esa época coincide con los periodos de cría de muchos animales.

Por su parte fuentes del Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil, Seprona, han señalado a EFEverde que está “totalmente prohibido” hacer cualquier tipo de fuego e insistieron en que esta norma hay que cumplirla a rajatabla.

Las mismas fuentes han indicado que sus agentes están especialmente vigilantes durante este tipo de celebraciones, “más con un carácter preventivo, que sancionador”.

En lo que va de año ya se han producido varios incendios como consecuencia de imprudencias, como el que ha arrasado 2.500 hectáreas en Mallorca por arrojar al suelo las brasas de una barbacoa. EFEverde




Secciones:   
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies