Roma: montañas de excrementos de pájaros por recortes en limpieza

Roma: montañas de excrementos de pájaros por recortes en limpieza

Pasear por las orillas del río Tíber durante la temporada migratoria de los estorninos se ha convertido en una actividad de alto riesgo, después de que el Ayuntamiento de Roma haya recortado 100.000 euros destinados a limpiar la gran cantidad de excrementos que dejan estos pájaros.

La ciudad de Roma se tiñe improvisadamente de negro cuando sincronizadas bandadas de estorninos, con sus cantos gregarios, se mueven como manchas de aceite en los cielos romanos.
Una belleza para el cielo romano, pintado por el vuelo armonioso de miles estorninos, pero un desastre ecológico para los suelos de la capital, que quedan destrozados ante el paso de estas aves.
Y es que en las zonas cercanas al río se acumulan grandes montañas de heces de estas aves que han provocado accidentes de tráfico -sobre todo de motoristas- y resbalones de transeúntes que, para esquivar las defecaciones de los estorninos, llevan el paraguas abierto aunque no llueva.

Recortes

Tras los recortes en limpieza, la situación ha suscitado un gran malestar entre los habitantes cercanos a la ribera pues, según relatan, no se puede caminar por las aceras y se tienen que bajar al arcén para evitar pisar los excrementos.
Tampoco es inusual ver a los vecinos calzados con botas de agua, sosteniendo hojas de periódico para esquivar “la lluvia” provocada por estas aves o incluso se puede observar como muchos de ellos se acercan las bufandas y pañuelos a la nariz para mitigar el hedor.
“Esperar al autobús o bajar del coche se ha convertido en una pesadilla”, afirmó a Efe Manuela Di Carlo, vecina del barrio Trastevere, a orillas del río Tíber, según la cual a partir de las cuatro de la tarde es imposible salir a la calle porque, “seguro que te cae algún excremento en la cabeza”.

Turistas

Esta acumulación de inmundicia no es plato de buen gusto tampoco para los turistas, que atraídos por los encantos de la zona, como la isla Tiberina, la Sinagoga o el mismo barrio de Trastevere, no pueden dejar de mirar con repugnancia estas cantidades acumuladas de escrementos.
Muchos de ellos, entre risas, se paran a fotografiar los coches “decorados” por las heces hasta no reconocer siquiera su color original.
La Liga para la protección de Aves ha afirmado que las maltrechas arcas del consistorio de la capital han llevado a recortar 100.000 euros en la partida de prevención y limpieza de las defecaciones.
Durante las temporadas anteriores, con esos 100.000 euros se podaban los árboles cercanos al río Tíber y se instalaban dispositivos de audio que reproducían los cantos de los temidos depredadores de los estorninos, los halcones peregrinos, y así intentaban asustarlos y enviarlos lejos de la ciudad.

Fondos

Las consecuencias de estos recortes han hecho repensar la situación al Ayuntamiento, que afirma que han conseguido fondos para limpiar las calles y ahuyentar a los pájaros.
Asimismo, el consistorio romano denuncia que la decisión de los recortes en limpieza depende del gobierno del anterior alcalde, el conservador Gianni Alemanno.
La asociación italiana BiciRoma, que cuenta con 9.000 inscritos, ha denunciado que el carril bici situado a las orillas del río se parece a una zona de “arenas movedizas” y las lluvias de estos días, mezclada con las montañas de excrementos, están provocando varios accidentes.EFE




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies