AGRICULTURA ECOLÓGICA

‘Revuelta al campo’, una iniciativa para transformar la vida

  • ‘Revuelta al campo’ es un proyecto que tiene por finalidad trabajar por un “mundo rural vivo y por un cambio en la forma de producir, consumir y comercializar los alimentos”. 

'Revuelta al campo', una iniciativa para transformar la vida Olga Flors, de El Celleret, en su puesto en el mercado de Benicarló

'Revuelta al campo' es un proyecto que tiene por finalidad trabajar por un “mundo rural vivo y por un cambio en la forma de producir, consumir y comercializar los alimentos”. Ese es el objetivo que ha llevado al grupo integrado en la revista 'Soberanía Alimentaria' para tratar de expandir la idea de que se puede vivir en y por el campo, y además fomentar la pasión por lo ecológico.

En un medio rural cada vez más despoblado y envejecido y donde el sector agrario está cada vez más deprimido, este colectivo trata de mostrar las iniciativas que ya otras personas han tomado para recuperar la vida en el campo y de esta forma animar a aquellos que se lo están pensando. Una de las responsables del proyecto, Patricia Dopazo, habló con EFEverde para explicar en qué consiste ‘Revuelta al campo’, a iniciativa del grupo ‘Soberanía Alimentaria’.

‘Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Cultura’, germen del proyecto, es una publicación trimestral de información, debate y reflexión sobre la vida rural en la que participan varias organizaciones, con el fin de “dialogar, denunciar, proponer, debatir y, sobre todo, reflexionar sobre todo aquello que sabemos condiciona la vida rural, la agricultura y la alimentación”, dijo Dopazo. De aquí nacen los proyectos que intentan hacer realidad, como es ‘Revuelta al campo’.

El objetivo de la revista es generar debate en torno al mundo rural, a la agricultura y a la alimentación, en clave de soberanía alimentaria.

Es una propuesta en la que el grupo de personas que trabajan en ella quieren denunciar el actual sistema productivo por tres razones que consideran fundamentales: “porque no es capaz de alimentar a la gente (el hambre no ha disminuido, ha aumentado), por su insostenibilidad (el uso de maquinaria, agroquímicos, transporte, etc. provoca el cambio climático) y por las injusticias que genera (expulsa a comunidades campesinas para sembrar monocultivos o no asegura precios dignos a quienes producen)”, argumentó Patricia Dopazo.

 Cooperativa L'Aresta en Santa Coloma de Queralt, Tarragona.

Cooperativa L’Aresta en Santa Coloma de Queralt, Tarragona.

‘SOBERANÍA ALIMENTARIA’, UNA APUESTA POR PROTEGER LA TIERRA

‘Soberanía Alimentaria’ no es solo el nombre de una revista es también una apuesta por realizar un proyecto en el que al producir alimentos se pueda proteger la tierra y la biodiversidad, “como siempre han hecho los campesinos en todo el mundo”, señaló Dopazo.

Para la responsable del proyecto, “hoy la alimentación, como parte del mercado global, responde sólo a la obtención de beneficios económicos, no importa cómo se han producido los alimentos o de dónde vienen. Hay que cambiar esta lógica para que la agricultura vuelva a ser medio de vida”.

Que los alimentos sean de proximidad y de temporada son dos conceptos básicos para considerar que es la manera más sana y eficiente energéticamente de alimentarse, además de que, consideró Dopazo, se pueden generar muchos puestos de trabajo.

Para Patricia, el problema que existe actualmente es que “cada vez hay menos personas que vivan de la agricultura, de hecho la población activa en el sector no hace más que disminuir”.

“El abandono que sufre el campo y los pueblos desde hace décadas -argumentó Dopazo- está relacionado con el declive de la agricultura a pequeña escala. Estamos perdiendo un patrimonio cultural inmenso y también mucho tejido social y económico asociado a lo rural que habría que recuperar para que hubiera más equilibrio y diversidad, que no se aglomerara tanta gente en las ciudades ni todos los servicios y ofertas culturales, por ejemplo, estuvieran centralizados allí”.

 Noa y Paula en el vivero Feitoría Verde en Lugar de Xián, A Coruña.

Noa y Paula en el vivero Feitoría Verde en Lugar de Xián, A Coruña.

La situación del campo es tan dramática, para la responsable del proyecto, que en algunos lugares “miles de hectáreas, – continuó- están siendo compradas por agentes extranjeros (empresas o fondos de inversión) en un fenómeno conocido como acaparamiento de tierras, para especular con ella”.

Esta situación, subrayó Dopazo, “es el resultado de las políticas agrarias y de las leyes de mercado, que hacen que sea muy difícil tener un salario digno viviendo de la agricultura a pequeña escala y es lo que la soberanía alimentaria denuncia y propone transformar”.

A través de la revista, “trabajamos por un mundo rural vivo y por un cambio en la forma de producir, consumir y comercializar los alimentos. Con este proyecto queremos mostrar las iniciativas que están surgiendo en este sentido para animar a que se multipliquen”.

Y argumentó Dopazo que “la crisis económica ha sido una de las causas de mayor peso para que la gente se plantee realizar proyectos de vida, aunque hay muchos motivos para tomar esa decisión, como son el cansancio que provoca las ciudades y sus dinámicas”.

Con ‘Revuelta al campo’, Soberanía Alimentaria quiere mostrar las iniciativas que están surgiendo en este sentido y explicó que lo que ellos ofrecen es un lugar de encuentro digital y de intercambio de experiencias donde poder ver cómo personas, parejas o grupos explican su andadura con sus propias empresas.

En el proyecto, el grupo aporta a través de vídeos el testimonio de personas que desde varios territorios se han decidido a montar un negocio rural y su resultado: huertas, panadería, pastoreo, comercialización, elaboración de queso, de vino, etc, son algunas de las actividades que se muestran. “Todos estos videos están en la web La Revuelta al Campo. Además, hemos realizado un sencillo estudio que sistematiza estas experiencias y que difundiremos en breve a través de la web”, señaló Dopazo.

 Daniel cosechando acelgas en Lugarico de Cerdán, Zaragoza

Daniel cosechando acelgas en Lugarico de Cerdán, Zaragoza

“Pero, -señaló Dopazo-, también visibilizamos las numerosas alternativas que existen como las que mostramos en la ‘Revuelta al Campo’, que se suman a tantas iniciativas de cambio surgidas desde abajo, desde la gente, y que se van conectando, apoyando y contagiando: producción ecológica de proximidad, grupos de consumo, huertos urbanos, recuperación de saberes campesinos, etc. Porque pensamos que el cambio será así, lento y desde abajo, pero sólido”. Y la forma que el grupo intenta contribuir a este cambio es difundiéndolo a través de sus páginas, digitales y de papel. EFEverde




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies