Retrasan varios años retirada de combustible en central nuclear japonesa

JAPÓN NUCLEAR

Retrasan varios años la retirada de combustible en central nuclear japonesa

Imagen de archivo de la central nuclear japonesa de Fukushima. EFE/Issei Kato / Pool

Las autoridades de Japón decidieron retrasar en varios años en el proceso para retirar el combustible gastado y almacenado en dos de los reactores de la central nuclear de Daiichi dañados por el terremoto de 2011, informaron fuentes oficiales.

El 11 de marzo de 2011, un terremoto con magnitud 9 Richter y el tsunami posterior destrozaron cuatro de las seis unidades de reactores de la central, en la prefectura de Fukushima, y generaron la peor catástrofe nuclear desde la que se registró en 1986 en Chernóbil (Ucrania).

Tokyo Electric Power Company (TEPCO), que construyó la central en los años 70, tiene un plazo que vence entre 2041 y 2051 para descontaminar y desmantelar totalmente las instalaciones.

Revisión cada dos años

La decisión de retrasar la retirada de combustible de los reactores 1 y 2 fue adoptada hoy por el Gobierno, en la primera revisión del calendario de estos trabajos que se hace en dos años.

“Hemos hablado sobre el plan de desmantelamiento de Fukushima de acuerdo con los plazos a mediano y largo plazo”, afirmó el secretario del Gabinete y ministro portavoz del Gobierno, Yoshihide Suga, en una rueda de prensa para dar cuenta de los acuerdos alcanzados hoy.

La retirada del combustible en el reactor número 1 se retrasará entre cuatro y cinco años y comenzará en el año fiscal que comienza en abril de 2027 o el que empieza en abril de 2028. En el caso de reactor número 2, el proceso se retrasará entre uno y tres años, y comenzará en los años fiscales de 2024 o 2026. Ya en abril pasado TEPCO comenzó a retirar combustible de la piscina de refrigeración de la unidad 3 de la central nuclear, con un retraso de cuatro años desde la fecha prevista.

Fallos electrónicos y robóticos

Entre las razones apuntadas por la empresa para estos aplazamientos se encuentran los fallos que sufrieron los dispositivos electrónicos y robóticos empleados al ser expuestos a niveles de radiación extremos y que resultarían mortales para trabajadores humanos.

“Es un proceso muy difícil y es complicado saber qué podemos esperar”, afirmó en una rueda de prensa el ministro de Industria, Hiroshi Kajiyama, al dar cuenta también de este retraso.

Dentro del reactor número 1 hay cerca de 566 barras de dióxido de uranio y MOX (una mezcla de uranio y óxido de plutonio) gastadas o sin usar almacenadas en piscinas de refrigeración dentro del edificio. En las unidades 1 y 2 hay cerca de un millar de barras más.

Los reactores 1, 2 y 3 sufrieron fusiones parciales de sus núcleos tras quedarse sin alimentación eléctrica a raíz del desastre natural de 2011. El reactor número 4 también sufrió daños graves, aunque no hubo fusión en su interior, y en ese reactor ya está completada la retirada del combustible almacenado.

Además de los riesgos que representa el combustible almacenado y dañado, Daiichi acumula diariamente 170 toneladas de aguas radiactivas procedentes del enfriado de los reactores nucleares y de las filtraciones desde el subsuelo. 

TEOCO está intentando reducir el flujo de estas aguas radiactivas hasta 100 toneladas diarias hasta el año 2025. Ya están acumuladas cerca de un millón de toneladas en los tanques construidos en la central nuclear, pero quedarán llenos dentro de dos años. EFEverde

 




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com