CRISIS CLIMÁTICA

El reto de dotar a España de su primera ley climática en el nuevo curso político

EFE/ Beldad/Archivo.

Amaya Quincoces Riesco.- El reto de dotar a España de la que será su primera ley climática figura entre las prioridades ambientales del Gobierno para el nuevo curso político, con el objetivo de alcanzar la neutralidad de carbono a más tardar en 2050, frente al grave problema del calentamiento global en un nuevo contexto económico.

Eficiencia, movilidad sostenible, energías renovables o transición justa hacia la descarbonización sin dejar a nadie atrás son algunos de los pilares de la nueva norma climática, cuyos ecos resuenan ahora más, si cabe, dentro de un Gobierno de fuertes convicciones ambientales circunscrito al nuevo contexto de recuperación por el coronavirus, en el que las ayudas europeas a los Estados han sido supeditadas a políticas económicas verdes, entre otras.

La tramitación de esta ambiciosa norma climática en línea con el Pacto Verde Europeo se retomará en septiembre, ha avanzado a Efeverde el presidente de la Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico en el Congreso y diputado de Unidas Podemos, Juantxo López de Uralde, después de que en julio fuera ya debatido el texto para el arranque del proceso con el rechazo de la única enmienda a la totalidad presentada por Vox, y respaldada solo por Foro Asturias.

Inicialmente, habrá un período de unas dos semanas de comparecencias de expertos en la Comisión, y luego se pasará a la fase de enmiendas parciales. Dado que hay “una mayoría favorable a que tengamos una ley cuanto antes, espero que podamos contar con ella definitivamente para comienzos de 2021”, ha dicho López de Uralde.

Hoja de ruta para la descarbonización

Hace falta una herramienta normativa en España que establezca la hoja de ruta de la descarbonización, ha aseverado en declaraciones a Efe López de Uralde.

“No podemos dejar que el proceso se dilate” más tiempo, porque -añade- “ya vamos con mucho retraso”, después de que al inicio de esta legislatura fuera declarada la emergencia climática en el país y el Gobierno se comprometiera a varias acciones en sus primeros cien días de mandato que se han visto retrasadas en su implementación por el coronavirus.

Entre otras, la remisión al Parlamento de la Ley de Cambio Climático y la definición de la senda de descarbonización con el desarrollo de una normativa que ofrecerá “una enorme oportunidad para nuestro país” para una reindustrialización limpia y sostenible. “No podemos perder este tren”, ha advertido López de Uralde.

Alineada en sus planteamientos con el Acuerdo de París firmado a nivel mundial para hacer frente al calentamiento global, la futura ley climática busca evitar que se superen los 1,5 grados de aumento de temperatura del planeta en este siglo, porque de acuerdo con las advertencias de los científicos esos niveles tendrían efectos muy nocivos para la humanidad.

lluvias

Imagen de una calle inundada por una fuerte tormenta..EFE/ Natxo Francès

La futura ley climática plantea un sistema eléctrico español 100 % renovable (para antes de mitad de siglo), un parque de turismos y vehículos comerciales neutro en emisiones, zonas bajas de emisiones en municipios de más de 50.000 habitantes y que, en 2030 las emisiones de dióxido de carbono se hayan reducido al menos un 20 % respecto 1990.

Este objetivo es “coherente” para el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), con el aumento de ambición climática que se ha fijado la Comisión Europea: una reducción en 2030 de entre el 50 % y el 55 %.

Economía circular

El impulso de estrategias de economía circular para dar nueva vida a los residuos, así como una más decidida lucha contra los plásticos de un solo uso sometidos a una nueva fiscalidad, junto con la protección de la biodiversidad o el fomento del empleo verde son otros de los ejes ambientales del Miteco para el nuevo curso.

“¿A qué esperamos para acelerar la lucha contra la crisis ecológica?”, se pregunta preocupado el diputado ecologista.

Crisis sanitarias, como la del coronavirus, junto a la irrupción de otras nuevas infecciones en el mundo dan idea de “la variedad y gravedad” de los impactos del cambio climático, que, según López de Uralde, van mucho más allá de sus nocivos efectos directos sobre el planeta, como el aumento de temperaturas, la pérdida de hielo en la banquisa ártica y los grandes incendios.  EFEVerde




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com