Reducir, reparar, reciclar, retos municipales con los residuos para el 2030

RECICLAJE RESIDUOS

Reducir, reparar, reciclar, retos municipales con los residuos para el 2030

Sistema automático de recogida de basura en Granada. EFE/Miguel Angel Molina/ARCHIVO

La basura que llega a los vertederos se ha convertido en un tema de conflicto por la situación de esas instalaciones en la Comunidad de Madrid -donde al menos dos están colmatadas- y ante la falta de “una gestión regional desde hace años”, asegura a EFE el concejal de Soto del Real, Javier Benayas.

Esta situación lleva a pensar que España no logrará alcanzar en 2020 el objetivo europeo de preparación para lograr que el 50 % de residuos domésticos y similares se reutilicen y se reciclen.

Objetivos para 2030

residuos retos municipales 2030

Imagen de la web del Ayuntamiento de Soto del Real. EFE

Por ello, España tendrá entonces que mirar a 2030 para conseguir los compromiso europeos de lograr el reciclaje del 85 % de los envases de vidrio, del 55 % del plástico y del 75 % en el caso del papel.

El problema en la Comunidad de Madrid es que “llevamos veinte años perdidos” en la puesta en marcha de programas para la gestión adecuada de los residuos explica a la Agencia EFE el concejal de Urbanismo, Transporte y Sostenibilidad de Soto del Real, Javier Benayas del Alamo.

“La Comunidad de Madrid tiene los índices más bajos de reciclaje de toda España”, explica el concejal de la localidad en la Sierra madrileña, con una población de 8.600 vecinos aproximadamente, que ha logrado la reducción de residuos que se trasladaban al vertedero.

La Comunidad de Madrid es la región “con la mayor tasa de residuo que llega a vertedero“, con excepción de Ceuta y Melilla, “sin ninguna separación o muy pequeña”, asevera Benayas.

Gestión regional de los residuos

Es “un problema” de “voluntad política” sobre gestión de residuos en la región y en la Mancomunidad del Noroeste (que gestiona la basura de 76 municipios de la Sierra norte madrileña) y los traslada al vertedero de Colmenar Viejo, que “está colmatado”, aunque los gestores han asegurado que la vida útil se prolongará hasta 2021.

“Aquí se lleva muchísimo tiempo sin tomar medidas serias y contundentes” para reducir los residuos que se trasladan vertederos, sostiene, y asegura que solo ahora con la colmatación de las instalaciones de Alcalá de Henares y Colmenar Viejo “han saltado las alarmas”.

Pero “las cosas hay que hacerlas con una perspectiva de años y un plan de trabajo”, dice Benayas, catedrático de Ecología en la Universidad Autónoma de Madrid.

Reducción en la generación de residuos

Hasta ahora la cantidad de residudos que llegaba al vertedero de Colmenar Viejo “no se reducía sino que aumentaba”, con “un modelo que no tiene sentido” debido a que se paga por el pesaje de la basura y el transporte.

Es necesario potenciar la “separación de la basura en origen”, sugiere Benayas, “y eso es responsabilidad de las autoridades locales”.

“La política de los residuos debe actuar en varios ámbitos”, la primera, en el ámbito municipal para “reducir” la cantidad de basura que va a vertederos.

Concienciación de los ciudadanos

Huelga de basura en Sevilla. EFE/Raúl Caro/ARCHIVO

No obstante, son los ciudadanos los que “deben ser concientes de reducir la basura“, algo que en Soto del Real han logrado en poco más de cinco años  pasando de 7.000 a 5.000 toneladas de residuos que van a vertederos.

Explica que el Ayuntamiento ha impulsado el reciclaje de materia orgánica para la obtención de compostaje familiar por medio de la entrega de composteras familiares para transformarla en abono.

Esta iniciativa tiene “una compensación del 25 % en la factura municipal de recogida de basura”, asegura Benayas.

Pero también se actúa a nivel comunitario con una iniciativa puesta en marcha en una de las urbanizaciones de la localidad “donde todas las familias que lo deseen llevan su basura a una compostera que está ubicada en un huerto de vecinos y usan ese compost para sus cultivos”.

Reducir, reutilizar y reciclar

Otro de los proyectos es que la poda de jardinería o vegetales que se generaba en una cantidad e 3.500 toneladas aproximadamente, ahora se tritura y se reutiliza en los propios parques y jardines municipales.

Asimismo, los locales de restauración cooperan en la separación de residuos en los contenedores de envases, vidrio y cartón, y se ha puesto en marcha una página web con el fin de que los vecinos anuncien objetos de los que quieren desprenderse.

Explica que la gestión de residuos depende del tamaño y las características de las localidades, y menciona los programas que se hacen en algunos pueblos de la Sierra madrileña donde el reciclaje orgánico se fomenta desde los comedores de las escuelas, entre otros proyectos.

Benayas concluye que hace falta “voluntad política para la puesta en marcha de una gestión de basura adecuada”, sin embargo, también voluntad por parte de “los ciudadanos para reducir la basura desde sus hogares.  EFEverde

Te puede interesar:

CCOO rechaza la moratoria para nuevos proyectos de incineración de residuos




Secciones: