PATRIMONIO CASERÍOS

Un estudio de la UPV propone renovar los caseríos vascos respetando la tradición

Un estudio de la UPV propone renovar los caseríos vascos respetando la tradición Un caserío en Urdaibai (País Vasco). Foto cedida por la UPV

Un estudio del departamento de Arquitectura de la Universidad del País Vasco ha ideado un método de renovación de los caseríos vascos que respeta el patrimonio, el medio ambiente y el impulso socioeconómico tradicional de los 'baserris'

El arquitecto Ugaitz Gaztelu ha creado un método de diseño en el que los caseríos vascos, que se imaginan “abandonados y derrumbados“, según dice el propio arquitecto, recuperarán sus funcionalidades tradicionales sin alterar la estructura y composición que les caracteriza.

El arquitecto Ulgaitz Gaztelu. Foto cedida por la Universidad del País Vasco

El método contempla tres ámbitos clave para la recuperación de los edificios históricos: sostenibilidad socioeconómica, dando uso tradicional al caserío, sostenibilidad ambiental, con la reducción del uso de energía, y respeto al patrimonio.

Para ello propone diagnosticar la arquitectura y el comportamiento bioclimático del edificio; integrar sus utilidades; crear un mapa de intervención con un sistema de combinación de diferentes materiales que se aleja de las limitaciones de los métodos tradicionales, y un límite de cambios que asegure el respeto a la construcción y estética tradicional.

Las conclusiones de este trabajo se han incluido en la normativa del patronato de Urdaibai, donde Gaztelu ha desarrollado su investigación, aunque él mismo opina que “deberían ser aplicadas a normativas generales”.

Respeto al patrimonio

Cuando estudiaba en el extranjero, Gaztelu reparó en la necesidad de recuperar los caseríos, que forman parte del paisaje del País Vasco desde el siglo XV y, lamenta, actualmente se encuentran en decadencia, dado el desuso.

El caserío cuenta los últimos 500 años de nuestra historia, aporta identidad a nuestro paisaje y es el reflejo de nuestra cultura”, subraya el experto y recuerda que estos edificios han sabido adaptarse a los cambios en el tiempo, si bien “hemos perdido sensibilidad” respecto a la importancia de conservar el patrimonio .

“Al llegar el maíz, el caserío se amplió hacia su parte superior; de la misma forma, si se necesitaba un balcón, se añadía un balcón sin que ello supusiese ningún tipo de problema”, argumenta el arquitecto. Efeverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies