ACUERDOS DE PARÍS

La relación entre la reducción de emisiones y temperatura no es mecánica

La relación entre la reducción de emisiones y temperatura no es mecánica Emisión de gases a la atmósfera / EFE/Franck Robichon

La relación entre dos de las metas establecidas en los Acuerdos de París sobre el cambio climático, la reducción de emisiones de gases nocivos y la bajada de la temperatura global, no es mecánica, es decir, el cumplir con uno de los objetivos no significa necesariamente alcanzar el otro, según demuestra un estudio publicado por la revista británica Nature.

La relación entre mantener la subida de la temperatura media de la tierra entre 1,5 y 2 grados centígrados para el año 2100 y alcanzar cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para la segunda mitad de este siglo, dependerá de variables ajenas, como el tiempo que se tarde en conseguir cada uno de los objetivos o los picos que haya en el proceso, según explica Katsumasa Tanaka, del Instituto Nacional de Estudios Medioambientales, de Japón.

Tanaka, junto a Brian O’Neill, del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas de EE.UU, han liderado una investigación que utiliza modelos informáticos para analizar la conexión física entre la reducción de emisiones, la temperatura media global y el impacto económico de estos procesos.

Los investigadores generaron diez escenarios diferentes en los que compararon el impacto de controlar una u otra de las variables descritas, determinando que “si se alcanzan los objetivos de temperatura media máxima para el final del siglo sin sobrepasar el límite en ningún momento, no será necesario reducir la emisión de gases nocivos a cero”, ha explicado el investigador japonés.

Sin embargo, el estudio también apunta a que si se tarda demasiado en reducir las emisiones de gas, “aunque sí lleguen a cero”, no se podrán “alcanzar los objetivos de temperatura máxima”, lo que significaría que la subida de la temperatura media global superaría los dos grados en 2100.

Acuerdos de París

Desde la firma de los Acuerdos de París, que entraron en vigor en noviembre de 2016 y fueron ratificados por más de 170 países, los científicos han trabajado para entender qué tipo de políticas son las más adecuadas para alcanzar los objetivos del pacto.

Los países que han firmado el acuerdo tienen que informar de sus progresos cada cinco años, para poder modificar las normativas locales según sea necesario y ajustarse a las metas propuestas. EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies