CRISIS CLIMÁTICA

La rehabilitación como estrategia prioritaria ante nuevos desarrollos urbanísticos

Avenida de la Cruz Roja en Sevilla. EFE/Julio Muñoz/ARCHIVO

La rehabilitación de edificios debe enfocarse como prioritaria para lograr la eficiencia energética y la reducción de emisiones, antes que expandir los cascos urbanos y pensar en nuevos crecimientos urbanísticos.

Adaptación al cambio climático

Así lo ha señalado María Sintes, de la Oficina Española de Cambio Climático, del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, en el primer foro del proyecto LIFE Watercool de adaptación al cambio climático cofinanciado por la Unión Europea que se desarrolla en Sevilla.

LIFE Watercool (LIFE18 CCA/ES/001122) pretende hacer de la capital andaluza un referente mundial en la adaptación climática para reducir las altas temperaturas en espacios públicos con métodos sostenibles y el desarrollo de tecnología extrapolables a otras ciudades con problemas similares.

Este jueves se ha celebrado el primero de una serie de cuatro seminarios «online» organizados por el Observatorio del Agua de Emasesa bajo el tema ‘El cambio climático y la renovación urbana‘.

Sintes ha subrayado que el 79 % de los españoles viven en localidades mayores de 10.000 habitantes, espacios donde se produce el efecto ‘isla de calor’ por una estructura urbanística con un inadecuado tamaño y distancia entre edificios, la presencia de materiales que retienen el calor, como el asfalto, y actividades de tráfico e industria.

La experta de la Oficina Española de Cambio Climático destacó que la ciudadanía está dispuesta, según una encuesta de 2021, a asumir acciones clave para evitar un fenómeno que “cambiará nuestra forma de vida”.

Sintes recordó que el planeta ya se encuentra un grado por encima de la temperatura media histórica, pero también que llegar a los 3 grados causará “un desequilibrio incontrolable”.

En su intervención valoró distintos ejemplos de excelencia en varias ciudades españolas, desde la peatonalización de Pontevedra a los carriles bici de Sevilla o los refugios climáticos de Barcelona.

Reducir las emisiones de CO2

Captura de pantalla de la intervención de Benigno López. EFE

En esta misma línea, el proyecto europeo, que se desarrolla en el entorno de la sevillana avenida de La Cruz Roja, compensará las 892 toneladas de CO2 emitidas durante la ejecución de las obras, ha explicado el jefe de la División de Medio Ambiente de la Empresa Metropolitana de Saneamiento y Abastecimiento de Agua de Sevilla (Emasesa), Benigno López.

La empresa, que lidera este proyecto junto a la Universidad de Sevilla y ensaya sistemas y dispositivos capaces de mejorar la sensación térmica en la calle, conseguirá que toda su actividad sea neutra en emisiones en 2025, mucho antes del objetivo fijado por la UE para que se logre esa situación en 2050.

López indicó que la empresa cuenta con un Plan de emergencia climática dotada de 50 medidas para resistir el cambio climático, que afectará en especial a Andalucía con un aumento de temperatura y menores precipitaciones.

Ha recordado que la cuenca del Guadalquivir está ya en alerta por sequía y, para reducir estos episodios, Emasesa ha logrado disminuir sus emisiones de 28.000 toneladas de CO2 en 2015 a las actuales 13.000.

Tecnología y clima

Uno de los socios del LIFE Watercool, la empresa tecnológica Alten, indicó que han desarrollado junto a la Universidad de Sevilla un software para que puede aplicarse a cualquier ciudad los criterios logrados con el trabajo en la capital andaluza.

Javier Montilla, coach business manager de ALTEN, ha destacado que para ayuntamientos o adjudicatarios de obra pública será una herramienta muy útil a la hora de plasmar actuaciones urbanas con criterios climáticos.

Una de las acciones del LIFE Watercool es crear una estructura específica de encuentros para asegurar la participación de diversos grupos de interés relacionados con el objeto del proyecto. Para ello se celebrarán los cuatro foros.

Tras el de hoy, se celebrarán: El agua en la renovación urbana (17 de febrero); Los servicios públicos en la renovación urbana (10 de marzo); y La economía verde en la renovación urbana (31 de marzo).

El proyecto LifeWatercool está cofinanciado por la Unión Europea, tiene una duración de 48 meses (2019 a 2023) y un presupuesto específico de 3.779.677. Además de la Empresa Metropolitana de Agua y Saneamiento de Sevilla, S.A. (Emasesa), participan la Universidad de Sevilla, el Ayuntamiento de Sevilla, la empresa de tecnología ALTEN y la Agencia EFE, a través de EFEverde de EFE360. EFEverde

 

Te puede interesar:

Las obras de LifeWatercool para implantar medidas de adaptación climática en Sevilla comenzarán antes del verano




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com