ANIMALES REFORESTACIÓN

Reforzar la alimentación del oso y la reforestación de Asturias, objetivo de SEDIGAS

Reforzar la alimentación del oso y la reforestación de Asturias, objetivo de SEDIGAS EFE/ARCHIVO/jlc‚Oso pardo en la localidad asturiana de Proaza

Más de 130 árboles frutales reforzarán la alimentación del oso y la recuperación de los bosques en Asturias, gracias a la colaboración de la Asociación Española del Gas (SEDIGAS), y tras la última oleada de incendios que calcinaron cientos de hectáreas en esta Comunidad.

Un comunicado de prensa de Sedigas explica que esta iniciativa cuenta además con la colaboración de las ONG Reforesta y FAPAS (Fondo Asturiano para la Protección de los Animales Salvajes).

“Esta es una de las acciones que lleva a cabo la Asociación como un referente en acciones sociales y medioambientales, pretendiendo en esta ocasión sensibilizar a las personas acerca del respeto a su entorno y la repercusión que pueden tener la ejecución de determinados hechos”, subraya el comunicado.

“Reforzar la disponibilidad de alimento es -según la Asociación Española del Gas- esencial para la supervivencia del oso pardo y de otras especies de la Cordillera Cantábrica. Por esta razón, Sedigas ha apoyado la plantación que las organizaciones ambientales Reforesta y FAPAS realizarán este otoño en el concejo de Teverga, Asturias”.

Acumular reservas para pasar el invierno

Para esta campaña, Sedigas se ha marcado como objetivo “plantar 130 cerezos, serbales, manzanos y perales silvestres, especies productoras de fruto en otoño, una época en la que osos, tejones y otros animales tienen que acumular reservas para pasar el invierno”.

Esta labor, asegura la Asociación Española del Gas, ayudará a recuperar los bosques de montaña asturianos, muy castigados por incendios forestales como los acaecidos este mes de octubre, que han afectado a importantes espacios naturales asturianos en los que habita el oso.

Robledales centenarios y arandaneras en los que se reproduce y alimenta esta especie han sido calcinados en los fuegos de mediados de este mes.

“Por ello es aún más necesario efectuar reforestaciones con árboles productores de frutos de los que se alimentan el plantígrado y otras especies también amenazadas por los incendios. Una vez que los árboles hayan crecido lo suficiente, sus semillas se propagarán, favoreciendo así la recuperación natural de los montes”.

Los ciervos son uno de los principales problemas a los que se enfrentan las reforestaciones. Con sus 200 kilos de peso, además de ramonear (pacer) hojas, los machos dañan los árboles con los cuernos, y las hembras se suben a dos patas y tumban los árboles para comer las hojas recién salidas en la primavera.

“Para evitar estos riesgos, los árboles tendrán 3 ó 4 metros de altura y estarán protegidos con una estructura metálica que impedirá que los ciervos y el ganado coman sus brotes”, concluye el comunicado de Sedigas. Efeverde




Secciones:                    
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies