RECURSOS NATURALES

Recursos naturales, un debate entre la gestión comunitaria o la estatal

Recursos naturales, un debate entre la gestión comunitaria o la estatal Foto: ADRIAN RUIZ DE HIERRO. Vista del pantano de Ullibarri de Gamboa (Álava).

Por Isabel M. Pita.- Los recursos naturales, una de las polémicas más importantes de la última década  "dentro de una crisis ecosocial global", según el politólogo Joan Subirats y el sociólogo César Rendueles, son "más resilientes y sostenibles mediante una gestión comunitaria que con fórmulas mercantiles o estatales".

El politólogo, Joan Subirats, y el sociólogo, César Rendueles, se reunieron para conversar sobre los ‘bienes comunes’, entre los que se encuentran los recursos naturales como acuíferos, bosques o tierras. De este encuentro nació el libro ‘Los bienes comunes, ¿Oportunidad o espejismo?’.

Para el doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de Barcelona, investigador del Instituto de Gobierno y Políticas Públicas, (IGOP), y profesor del Programa de Doctorado en Políticas Públicas en dicha institución, Joan Subirats Humet, “el medio ambiente es un concepto vinculado a la gestión comunitaria de los recursos naturales”.

Los Montes de Valsaín (Segovia) son uno de los mejores ejemplos para conocer en España el significado de la “certificación forestal”. EFE/Raúl Casado

“Y esa gestión comunitaria ha demostrado ser más resiliente y sostenible que dentro de una fórmula mercantil o estatal”, añadió Subirats.

Esta teoría entronca con la tradición milenaria de todas las comunidades que ofrecían recursos naturales a través de reglas que se autoimponían, “sin que nadie les obligara a ello y tenemos ejemplos como el de la gestión de las Aguas de Valencia” (cuyos orígenes se sitúan en la época romana).

Espacios públicos o socialmente básicos

“El problema está en la privatización o mercantilización de ciertos espacios que se consideran esencialmente públicos o socialmente básicos, y en los impactos que genera su puesta en manos de empresas que tienden a segmentar usuarios o a reducir costes más allá de los efectos sociales que ello pueda generar”, explicó Subirats.

Para el politólogo, “en la ciudad consideramos que hay todavía aspectos que deberían de formar parte de esa gestión comunitaria de los recursos, como podría ser el propio suelo, espacio comunitario social, o el agua, es decir, elementos que forman parte de la ciudad y que podrían ser gestionados de manera cívica comunitaria más directamente que a través de la gestión estatal”.

“Esta coyuntura depende de las políticas que haya. Podemos ser todos ganadores o ser todos perdedores. No hay una respuesta unívoca. Si hablas de qué se está haciendo en Noruega la respuesta sería una y en China sería otra”, aclaró el politólogo catalán.

“En nuestro país se están haciendo políticas lamentables, con 8.116 municipios que realizan sus propias políticas ambientales. Por ello, decir que en nuestro país se hace una política ambiental es un poco complicado porque hay muchas políticas distintas y si hablamos de política ambiental, diría que vamos a rebufo de lo que está haciendo la Unión Europea”, según Subirats.

Modificar conductas y ejercer más presión sobre las autoridades

Para llegar a combinar las filosofías que se ofrecen sobre los bienes comunes y la utilización de los recursos naturales habría que “modificar las conductas y ejercer más presión sobre las autoridades y ésta es la combinación que funciona, porque las cosas por si solas no cambian, ya que hay muchos intereses vinculados al mantenimiento del statuo quo”.

Para el sociólogo, César Rendueles, el trasfondo del libro escrito por los dos autores, tiene que ver con los conceptos y fórmulas que se han elaborado en los últimos años sobre los bienes comunes, tanto desde el ámbito político como del cultural.

“Los bienes comunes”, de Joan subirats y César Rendueles. Foto: Editorial Icaria

“Los recursos naturales son uno de los bienes comunes más significativos y en ellos se centran algunas de las polémicas políticas más importantes de la última década relacionadas con una crisis ecosocial global inmensa en la que se requiere tomar medidas colectivas urgentemente”.

“Una de las líneas de intervención que se plantean desde el ecologismo es blindar la protección de los recursos naturales entendiéndolos como bienes comunes, es decir, de propiedad colectiva, de modo que su mercantilización quede excluida”, añadió el sociólogo.

“Hay distintas fórmulas políticas para conseguir ese objetivo. Algunas son más cercanas a la intervención público-estatal tradicional, otras son más puramente cooperativas y alejadas del ámbito estatal”, indicó Rendueles.
Ese es el debate entre las propuestas de la explotación mercantil de esos recursos, donde se ofrece un abanico de propuestas.

“Lo que falta en la actualidad,-continuó Rendueles- para desarrollar medidas de largo recorrido dirigidas a proteger los recursos naturales de la depredación mercantil es, sencillamente, voluntad política”.

Faltan, dijo Rendueles, mecanismos institucionales para que la preservación de vida y no el beneficio privado sea el horizonte irreparable de nuestra arquitectura social. El dominio de la lógica mercantil es “difícilmente compatible con la preservación de los recursos naturales comunes”, añadió el sociólogo.

Para Rendueles, sin cambios profundos en las políticas tanto estatales como internacionales para afrontar los desafíos técnicos que se relacionan con el tema del medioambiente este paradigma resultará completamente inviable.

Como conclusión, Rendueles dijo que afrontamos una situación urgente e irreversible que cuanto más se tarde en abordar más difícil situación tendrá: “se requieren cambios sistémicos que solo se pueden abordar desde el plano del Estado o, mejor dicho, de los acuerdos internacionales entre estados. No basta con medidas individuales o micropolíticas”.

“Vamos a ir viendo cómo las luchas, los conflictos medioambientales van a ser un elemento de caos y de lucha entre estados y también entre grupos sociales por obtener recursos cada vez más escasos. Esa conflictividad se puede afrontar y convertir incluso en una oportunidad para poner en marcha procesos de democratización, pero requiere transformaciones políticas y sociales de gran envergadura”, concluyó César Rendueles. EFEverde




Secciones: