CRISIS CLIMÁTICA

Récord de emisiones en el Ártico por los incendios

Foto de archivo sin fechar del buque de lucha contra incendios

Londres, 03 sep (EFE).- Los incendios desatados durante el verano en el Círculo Ártico han batido el récord de emisiones de CO2 registrado en 2019, han revelado Científicos del Servicio de Monitorización de la Atmósfera de Copérnico (CAMS)-

En un informe difundido hoy en el Reino Unido, los expertos del CAMS destacaron además que el suroeste de Estados Unidos experimentó, al mismo tiempo, una actividad extrema en el mes de agosto.

El verano de incendios detectados por todo el Círculo Ártico, en particular en zonas de Rusia, ya ha superado el máximo de emisiones al que se llegó el pasado año, al cubrir el humo el equivalente de más de un tercio de Canadá, de acuerdo con el citado servicio.

En concreto, según el informe, del 1 de enero al 31 de agosto de 2020 las emisiones estimadas de CO2 en la región fueron de 244 megatoneladas, frente a 181 megatoneladas para todo 2019.

Los científicos del CAMS, adscrito al Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (ECMWF), se encargan de la supervisión del efecto en la atmósfera de los incendios y otros fenómenos desatados por todo el globo.

Basan sus análisis en observaciones que proporcionan los satélites sobre la intensidad y las emisiones estimadas en un proceso que permite al organismo formarse una imagen a largo plazo de la actividad del fuego.

Empleando los datos del llamado Sistema de Asimilación Global de incendios, los expertos estimaron que las emisiones de dióxido de carbono de este año procedentes de los fuegos incontrolados del Ártico se incrementaron en torno a un tercio frente a 2019.

También subrayaron que gran parte del aumento de la actividad del fuego se identificó en la República de Sajá, en Rusia, terminando con millones de acres de tierras y creando un gran repunte en las emisiones.  

Si bien el origen de los fuegos es incierto y es difícil de precisar, algunos de los producidos a comienzos de temporada se atribuyen a los llamados “incendios zombies” o incendios latentes, que están activos bajo tierra durante los meses invernales, de acuerdo con el documento.

Según esto, los picos máximos de la temporada de fuegos en el Ártico se registraron en julio y principios de agosto, y en la República de Sajá y en Chukotka experimentaron gran intensidad en agosto.

Los expertos remarcaron también que gran parte de la región del suroeste de EE.UU. experimentó problemas de fuegos debido a las olas de calor y que California, en particular, sufrió gran actividad de incendios, entre los que registró el segundo y el tercer peor incendio de su historia.  

“Los fuegos en el Ártico que llevan ardiendo desde mediados de junio con gran actividad ya han batido el récord de 2019 en cuanto a magnitud e intensidad (…)”, subrayó el científico Mark Parrington, experto en incendios del CAMS.

Observó que mediante los datos relativos al clima aportados por el Servicio de Cambio Climático Copérnico, se sabe que “las condiciones más templadas y más secas han sido prevalentes de nuevo este verano”.

“Nuestra supervisión es vital para comprender cómo la magnitud y la intensidad de estos incendios tienen un impacto en la atmósfera en cuanto a polución aérea”, puntualizó el experto. EFE

prc/jm/icn




Secciones: