ATACAMA INVESTIGACIÓN

Recopilan la sorprendente vegetación del desierto de Atacama

Imagen de desierto de Atacama.EFE/Felipe Trueba

El investigador español Carlos Pedrós-Alió ha recopilado la sorprendente vegetación del desierto de Atacama (al norte de Chile), el más cálido del mundo y que alberga 2.500 especies vegetales, de las que casi la mitad son endémicas.

Carlos Pedrós-Alió ha recopilado esa riqueza vegetal en el libro “Las plantas de Atacama. El desierto cálido más árido del mundo”, que han editado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y Catarata, incluido en la colección “Divulgación.

El desierto de Atacama se extiende entre el océano Pacífico y la cordillera de los Andes y ocupa un territorio de unos 178.000 kilómetros cuadrados, donde predominan los tonos rojizos y, a simple vista, no se percibe un rastro importante de vegetación.

Un análogo de Marte

El desierto reúne lugares donde no llueve en años, incluso en décadas, y otros en los que la media anual de precipitaciones no llega a los 5 milímetros de agua, ha recordado hoy el CSIC, y ha destacado que la NASA lo utiliza como un análogo de Marte para probar allí sus sondas espaciales.

Las temperaturas oscilan unos 30 grados entre el día y la noche, y la radiación solar es implacable, pero, a pesar de las condiciones climáticas tan extremas, en este desierto se han descrito miles de especies de plantas, que el investigador Carlos Pedrós-Alió ha recopilado en esta obra.

“Después de veinte años visitando este territorio para estudiar microorganismos, vi que en algunos sitios había plantas; primero quise saber de qué especies se trataba y luego cómo se las arreglan para vivir en este entorno, qué adaptaciones tienen a la aridez, de dónde sacan el agua, cómo se distribuyen y cuánto tiempo hace que aparecieron en la evolución”, explica el científico del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC).

Carlos Pedrós-Alió es doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad de Wisconsin-Madison (Estados Unidos) y profesor de investigación en el Centro Nacional de Biotecnología del CSIC; durante 25 años ha desempeñado su labor en el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona del CSIC y es miembro de la American Academy of Microbiology.

Gran variedad de plantas

El libro recorre cada uno de los diferentes tipos de desierto que encierra Atacama, en los que, contra todo pronóstico, crecen plantas de numerosas especies, muchas con flores de vivos colores, o incluso un bosque, y el investigador ha destacado en la obra los “oasis de niebla” ubicados a unos 600 metros de altitud en los acantilados entre el norte del Perú y Norte Chico, en Chile.

La riqueza de estos oasis es excepcional, ya que se han identificado hasta 700 especies de plantas en esta zona costera, el 40 por ciento de ellas endémicas; “parece como si las plantas hubieran colonizado un archipiélago remoto, como las Galápagos”, dice el autor en una nota difundida hoy por el CSIC.

Para complementar toda la información contenida en el libro, cada capítulo concluye con información útil de dónde, cuándo o cómo visitar algunos de estos lugares. “Esta publicación es la que a mí me hubiera gustado tener cuando emprendía los viajes a Atacama. Mi intención es hacer de guía y ayudar a leer el paisaje de un lugar tan diverso como desconocido”, señala Pedrós-Alió. EFEverde




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com