CAMBOYA RECICLAJE

Camboyana recogedora de basura: un euro por 11 horas de trabajo al día

  • Las ONG Manos Unidas y CSARO ayudan a 105 familias a las que ayudan a cuidar su salud así como a utilizar la basura para hacer artesanía o compost, que luego venden

Camboyana recogedora de basura: un euro por 11 horas de trabajo al día Camboyana recogedora de basura: un euro por 11 horas de trabajo. EFE/Jordi Calvet

Efeverde.- Sour Phaphan, de 32 años, se dedica a recolectar basura en la periferia de Phnom Penh recorriendo veinticinco kilómetros durante once horas cada jornada por un euro al día.

Divorciada de su marido, que es drogadicto, Phaphan es la única que genera ingresos para mantener a su familia, integrada por su madre y sus tres hijos, de 12, 4 y 2 años.

Si trabajo un día, puedo comprar comida para un día“, explica la mujer, quien precisa que sus ingresos oscilan entre los dos euros de una jornada sin lluvia a menos de un euro de una jornada lluviosa.

Phaphan se cubre de la cabeza a los pies, con un sombrero, un pañuelo, una camiseta, una falda y unos guantes para protegerse de la lluvia, además de evitar que la gente la reconozca y la moleste por la calle.

Acompañada por su hijo mayor, que la ayuda en este trabajo, sale todos los días a la calle con un carrito que le facilita un intermediario para recoger de la basura botellas de plástico, papel y metales, que vende al mismo intermediario.

La familia, que no recibe ninguna ayuda social, reside en una infravivienda sin agua corriente -emplea agua de lluvia-, aunque tiene electricidad.

La ONG Manos Unidas y su socio local CSARO permite a 105 familias de recogedoras de basura el acceso a formación con el objetivo de que puedan llevar a cabo actividades generadoras de ingresos.

La ONG Manos Unidas y su socio local CSARO permite a 105 familias de recogedoras de basura el acceso a formación con el objetivo de que puedan llevar a cabo actividades generadoras de ingresos. EFE/Loli Hontiveros/Manos Unidas

Las ONG Manos Unidas y CSARO

Ésta es una de las 105 familias de recolectores de basura que reciben el apoyo de Manos Unidas y de su socio local CSARO para facilitarles el acceso a formación con el objetivo de que puedan llevar a cabo actividades generadoras de ingresos.

El director de CSARO, Heng Yon Kora, destaca que su labor consiste en ofrecer a estas familias información para evitar problemas de salud derivados del contacto con la basura, además de interceder ante los intermediarios para lograr mejores precios para los materiales que recogen.

Unas niñas camboyanas recogen latas y botellas de plástico en una calle de Phnom Penh, en una foto de 2011.

Unas niñas camboyanas recogen latas y botellas de plástico en una calle de Phnom Penh, en una foto de 2011. EFE/MAK REMISSA

También tratan de proteger la salud de estas comunidades mediante la realización de chequeos médicos periódicos, además de promover la escolarización regular de los menores de edad.

Cooperativa, autoayuda y apoyo

Ambas ONG respaldan asimismo la acción de una cooperativa integrada por 83 mujeres, que acceden a la preparación necesaria para confeccionar artesanías con papel de revistas, a la vez que forman grupos de autoayuda y de ahorro.

La presidenta de la Cooperativa de Desarrollo de las Mujeres Sen Sok, Vong Saven, detalla que los maridos, que son conductores de los populares transportes colectivos conocidos como tuc-tuc u obreros de la construcción, están contentos con la actividad de sus esposas, porque pueden costear la comida de la familia, los niños pueden ir al colegio y hay menos violencia.

Las dos ONG respaldan una cooperativa de 83 mujeres, que aprenden a confeccionar artesanía con papel de revistas, a la vez que forman grupos de autoayuda y de ahorro

Las dos ONG respaldan una cooperativa de 83 mujeres, que aprenden a confeccionar artesanía con papel de revistas, a la vez que forman grupos de autoayuda y de ahorro.EFE/Laura Villadiego

El proyecto incluye asimismo la actividad de una planta de elaboración y venta de abono orgánico, con capacidad para almacenar unas 20 toneladas de compost, en la que trabajan diez mujeres.

Todas estas acciones cuentan con una dotación anual de 114.000 euros, de los cuales 89.000 corresponden a Manos Unidas y el resto a CSARO, según la responsable de la ONG española en el Sudeste Asiático, Patricia Garrido.

En el año 2001, el Gobierno desalojó a los recogedores de basura del centro de Phnom Penh para “limpiar la imagen de la ciudad” y evitar una distorsión en el escenario de progreso que quiere proyectar al exterior.

Actualmente, los recolectores de basura ya no pueden recoger desechos en el centro de la capital, sino que tienen que hacerlo en la periferia de la ciudad. Efeverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies