CRECIDA EBRO

Aragón trabaja para recoger 10.000 animales muertos a causa inundaciones

  • Suárez ha expresado la “dificultad” de la tarea debido a que el nivel del agua todavía alcanza el metro y medio en algunos puntos y ha destacado que también se trabaja en alimentar a los animales vivos que están aislados, para lo que no se descarta utilizar helicópteros.

     

Aragón trabaja para recoger 10.000 animales muertos a causa inundaciones Vecinos del pueblo de Miravet (Tarragona) observan la crecida del Ebro. Jaime Sellart

Las autoridades aragonesas centran hoy sus trabajos en la retirada de los alrededor de 10.000 animales muertos a causa de las inundaciones de granjas ubicadas en los pueblos más afectados por la riada extraordinaria del Ebro.

El consejero de Política Territorial e Interior, Antonio Suárez, se ha referido a este asunto en un encuentro con los medios de comunicación tras concluir una reunión en el Centro de Coordinación Operativa en Emergencias (CECOP), en la que ha participado la presidenta de la Comunidad, Luisa Fernanda Rudi, consejeros de su Gobierno y representantes de los efectivos movilizados.

Suárez ha expresado la “dificultad” de la tarea debido a que el nivel del agua todavía alcanza el metro y medio en algunos puntos y ha destacado que también se trabaja en alimentar a los animales vivos que están aislados, para lo que no se descarta utilizar helicópteros.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, ha dicho esta mañana, en la apertura de la oficina de Zaragoza para atender a los damnificados, que las inundaciones han afectado a unos 2.000 agricultores y unas 19.200 hectáreas, 14.000 de ellas tierras de cultivos.

Sobre las granjas, ha destacado que la crecida ha afectado a 175 explotaciones ganaderas, siete de las cuales tienen animales muertos, en cuya retirada se trabaja a contrarreloj para evitar afecciones sanitarias.

En cuanto a la situación en las poblaciones ribereñas, el consejero Suárez ha afirmado que se continúa con las labores de achique en Boquiñeni y Pradilla y con la vigilancia de las motas, especialmente en Pina de Ebro y Gelsa.

En Boquiñeni, en la Ribera Alta del Ebro, el suministro de agua corriente de boca tardará todavía “unos días” en ser habilitado al aparecer restos de hidrocarburos, por lo que se abastecerá los vecinos mediante bidones. EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies