FRANCIA NUCLEAR

El reactor nuclear en construcción en Francia tendrá más retrasos y sobrecostos

Instalaciones nucleares en Fessenheim delante del río Rin en Francia. EFE/EPA/RONALD WITTEK/ARCHIVO

La eléctrica estatal francesa EDF anunció hoy que tiene que retrasar una vez más la entrada en funcionamiento del reactor nuclear de Flamanville que está construyendo en la costa de Normandía y que los costos previstos -que ya se habían multiplicado respecto al plan inicial- serán todavía mayores.

EDF informó en un comunicado que teniendo en cuenta la marcha actual del trabajo y la preparación de la puesta en servicio “en un contexto industrial más difícil por la pandemia”, la carga del combustible no se hará a finales de este año sino “en el segundo trimestre de 2023”.

Retrasos y sobrecostes

Además, el costo estimado pasa de 12.400 millones de euros a 12.700 millones, cuando el proyecto inicial se había elaborado con un presupuesto de 3.400 millones.

El reactor de Flamanville, el primero de tecnología EPR que se construye en Francia, acumula una docena de años de retraso.

Hay dos EPR (una tecnología desarrollada por el francés Areva y el alemán Siemens) en funcionamiento en China y otro que en Finlandia que está generando electricidad desde hace unos días, también después de años de aplazamientos y de que se hayan multiplicado los sobrecostos.

EDF subrayó que las soldaduras más complejas en el contenedor del edificio del reactor se han hecho con éxito y han sido declaradas conformes por la Autoridad de la Seguridad Nuclear.

También que se han transferido el 90 % de los equipamientos y que se han llevado a cabo más de 55.000 controles documentales y verificaciones en las instalaciones.

No obstante, quedan pendientes en particular soldaduras en el circuito secundario principal y también un análisis de la experiencia del reactor de Taishan 1, uno de los dos EPR de China, que está parado desde el pasado verano por un incidente.

Producción de energía

Sobre este último, la compañía eléctrica señaló que en Taishan se ha constatado “un fenómeno de usura mecánica de ciertos componentes de ensamblajes”, un problema que ya se había visto en varios reactores en servicio en Francia, de generaciones anteriores, y eso “no cuestiona el modelo EPR”.

Francia produce alrededor del 70 % de su electricidad con los 56 reactores nucleares de su parque actual y en noviembre el presidente, Emmanuel Macron, anunció su intención de relanzar la construcción de otros nuevos.

En espera de precisiones que debería dar el propio Macron sobre el número de nuevos reactores, su Gobierno ha avanzado que los primeros podrían entrar en servicio en el horizonte de 2035-2037 y que vendrían sobre todo a sustituir a los que funcionan actualmente cuando lleguen al final de su vida útil. EFEverde

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com