Rayos y centellas, al alcance de nuestro objetivo

FOTOGRAFÍA

Rayos y centellas, al alcance de nuestro objetivo

Rayos y centellas, al alcance de nuestro objetivo

A lo largo de la historia han sido muchos los rayos y centellas que han sido fotografiados; algunos en lugares históricos o en momentos significativos, como el que cayó en el Vaticano, durante el último cónclave o, más reciente, otro sobre el Pao de Azúcar de Río de Janeiro. Son imágenes muy espectaculares que llaman la atención.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=TIxMdZUQ_Qo&feature=youtu.be[/youtube]

Por cierto que, en el caso del Vaticano, no es la primera vez que se produce esa situación en una circunstancia crucial porque, en 1870, en el curso del Concilio Vaticano I, un rayo provocó un apagón general en el momento en que los cardenales aceptaron, por escasa mayoría, la infalibilidad papal en cuestiones dogmáticas.

De ese rayo tan curioso no hay, que se sepa, testimonio gráfico.

Pero, ¿es difícil fotografiar un rayo?. En primer lugar hay que aclarar que lo que se fotografía en realidad no es el rayo, sino la luz que se produce, o sea el relámpago. Es decir el resplandor que ocasiona la descarga eléctrica.

La electricidad, evidentemente, es invisible, salvo en el recibo de cada mes.

Bien, fotografiar un relámpago no es especialmente complicado si se tienen en cuenta una serie de consideraciones que son prácticamente comunes para cualquier tipo de cámara, ya sea digital o argéntica, o sea, de película.

Cuestiones básicas a tener en cuenta:

En primer lugar es totalmente indispensable contar con un trípode porque la cámara no puede moverse lo más mínimo a la hora de hacer la exposición. Además, precisamente para evitar cualquier movimiento, es necesario también un mando a distancia o un cable disparador. De lo contrario hay que renunciar a hacer la foto.

Otra cuestión esencial es que la cámara pueda ser usada en modo manual. No sirven las cámaras que no tengan esta opción porque el dispositivo registrará datos erróneos y la foto saldrá absolutamente estropeada.
Así que, si ya tenemos el trípode y los disparadores a distancia: ahora toca ajustar.
También es importante que la cámara tenga la opción bulb “B”, es decir que el diafragma pueda estar abierto todo el tiempo que sea preciso.
Esta opción es bastante corriente y solo las cámaras muy básicas carecen de él. Este es otro de los factores que hacen indispensable el mando a distancia o el cable.

En segundo lugar, es necesario hacer un enfoque manual, porque al trabajar en total oscuridad, la cámara será incapaz de hacer un enfoque automático. Se hará siempre al infinito.

En tercer lugar se elegirá una sensibilidad baja. En las cámaras digitales lo normal es que ese nivel se sitúe a partir de 100 ISO, incluso en 80 y ya en las muy sofisticadas menos. En las argénticas se elegirá una película de sensibilidad 100 o menor. Hay que tener en cuenta que el relámpago produce una luz muy intensa y se usa una sensibilidad mayor, además, al ser una exposición larga aparecerá ruido o granulado demasiado apreciable.
Y, precisamente por ser la luz muy intensa, es por lo que se utilizara una apertura de diagrama (f) cerrada, entre 11 y 16,Lo que significa que va a pasar la misma luz que si expusiéramos a pleno sol. Con una apertura mayor (menor “f”) solo se verá una especia de mancha blanca.

Ubicación:

Otro aspecto importante es la ubicación: debe ser un sitio despejado, sin luces que puedan provocar interferencias y lo suficientemente alejado de la tormenta para que no sea un peligro para quienes quieren hacer la foto. Esto es lo primero que hay que tener en cuenta. Como mínimo unos tres kilómetros del centro de la tormenta.

Una vez logrado todo esto, lo único que hay que hacer es abrir el diafragma, esperar con un poco de paciencia e ir probando hasta que logramos la foto que más nos guste. Esto con la digital es sencillo pero, con la tradicional, habrá que fiarse de nuestro “olfato” y esperar los resultados del revelado.
Finalmente una cuestión de gusto para los tradicionales: es preferible usar película reversible de baja sensibilidad que da unos resultados extraordinarios.EFE




Secciones: