Biodiversidad

Rafael Feldmann: Brasil enfoca sus leyes a impulsar una economía “verde”

Rafael Feldmann: Brasil enfoca sus leyes a impulsar una economía

La regulación legislativa medioambiental relativa a la restricción de suelo de inmuebles en zonas rurales o el potencial energético, la búsqueda y extracción de las riquezas minerales en tierras indígenas son algunos de los retos a los que se enfrenta Brasil, el país con la mayor biodiversidad del planeta.

Así lo ha explicado hoy el abogado especialista en derecho medioambiental del despacho de abogados Mattos Filho, actualmente asociado con el despacho Pérez-Llorca, Rafael Feldmann, quien ha presentado una amplia visión sobre la actual legislación brasileña de medioambiente.

En esta legislación se trata desde la obtención de permisos hasta el régimen de responsabilidades por infracciones y daños, además de las competencias y seguridad que ofrece el país.

Enfoque constitucional restrictivo

Debido a su importancia, la protección medioambiental tiene un enfoque constitucional muy restrictivo, ha comunicado en nota de prensa la Cámara de Comercio Brasil-España, impulsora del ciclo de desayunos empresariales que ha acogido la intervención del abogado.

Según el Artículo 225 de su Constitución, “todos tienen derecho a un medioambiente ecológicamente equilibrado, bien de uso común del pueblo y esencial para una sana calidad de vida, imponiéndose al Poder Público y a la colectividad el deber de defenderlo y preservarlo para las generaciones presentes y futuras”.

Esta doble obligación del Poder Público y de la población en defenderlo “es un factor esencial para entender cualquier regla medioambiental brasileña“, ha indicado Feldmann.

Esta protección se ha visto reforzada ante los nuevos proyectos de infraestructuras que el país está desarrollando y que cuentan con un fuerte control del Estado, con penalizaciones de hasta 15 millones de euros, y en el que ninguno se puede llevar a cabo sin el debido permiso medioambiental.

Nuevo código forestal

“En 2012, Brasil dio pasos para proteger su gran patrimonio natural con la publicación de un nuevo Código Forestal que recogía la regularización de las Áreas de Conservación Permanente, la reserva legal (restricción medioambiental de utilización de suelo de inmuebles rurales), y los litigios de inconstitucionalidad en el Supremo Tribunal Federal”, ha indicado Feldmann.

Por otra parte, en la Constitución de Brasil también se incluyen los derechos de los pueblos indígenas, su derecho de consulta y beneficios (Artículo 231).

En este sentido, Feldmann ha subrayado que “el aprovechamiento de los recursos hidráulicos, el potencial energético y la búsqueda y extracción de las riquezas minerales en tierras indígenas sólo pueden ser efectuadas con autorización del Congreso Nacional, oídas las comunidades afectadas, quedándoles asegurada la participación en los resultados de la extracción, en la forma de la ley”.

Con una superficie total de 8.514.877 kilómetros cuadrados, Brasil cuenta con la mayor biodiversidad del mundo, 55 mil especies distintas de plantas (aproximadamente el 22% mundial), y un 62% aproximadamente de vegetación remanente.

Solamente en la selva de Amazonia, son 4.196.943 kilómetros cuadrados y un 80,26% de reservas de vegetación.




Secciones:   
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com