NATURALEZA FAUNA

El Centro de Fauna de Gran Canaria estrena quirófano tras 30 años de trabajo

El Centro de Fauna de Gran Canaria estrena quirófano tras 30 años de trabajo Nuevo quirófano del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de gran Canaria. EFE/Ángel Medina G.

El Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Gran Canaria ha estrenado este martes, tras más de 30 años de trabajo, un quirófano con equipos de última tecnología donde podrá realizar intervenciones complejas a animales salvajes heridos, desde tortugas marinas hasta pardelas.

Nuevo quirófano

El nuevo espacio incluye equipamiento de última generación, ha explicado el director del Centro, el veterinario Pascual Calabuig, quien ha recordado que “más de 2.000 animales se recuperan cada año en este espacio” y que “muchos de ellos requieren cirugía y atención especializada”.

Entre el nuevo material destacan un taladro de alta precisión, una sierra oscilante, un sistema de endoscopia y un aparato de rayos X portátil, así como un sistema de monitorización de la anestesia mediante pulsioximetría y un sistema de ecografía doppler para detectar el pulso en las tortugas marinas.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, ha destacado “los resultados extraordinarios” derivados de los recursos destinados en la isla al cuidado de la fauna silvestre y al medio ambiente.

Gracias a la colaboración ciudadana, que cada vez se preocupa más por el bienestar de la fauna, “son muy pocos los animales salvajes accidentados que se quedan sin ser atendidos adecuadamente en Gran Canaria”, ha indicado Morales.

El objetivo del quirófano es “poder tratar a los animales como se trata a las personas en un hospital”, ya que, según ha detallado Calabuig, este servicio desde hace treinta años se prestaba en una sala de curas o en un pasillo, “un sitio muy poco adecuado”.

Y lo más importante, ha añadido, es que, tras recuperarse, “los animales puedan volver al campo o al mar”.

Atención quirúrgica

quirofano

Una tortuga marina con el caparazón fracturado ha sido la primera en estrenar el nuevo quirófano del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de gran Canaria. EFE/Ángel Medina G.

La mayor parte de la fauna que llega al Centro de Tafira necesita atención quirúrgica por fracturas de alas o de patas por haber sufrido algún tipo de accidente contra cables y coches, o presenta heridas de disparos.

Una tortuga marina con el caparazón fracturado ha sido la primera en estrenar este martes el nuevo espacio quirúrgico, para que le curaran las lesiones que le ocasionó un choque con una embarcación.

Otra de las causas que lleva a muchos animales hasta el Centro Insular de Recuperación de Fauna es la presencia de plásticos en el mar, “que producen muchas veces amputaciones”, ha lamentado Calabuig, quien ha hecho hincapié en que “lo más importante es que, tras recuperarse, puedan volver a la naturaleza”.

Asimismo, el veterinario encargado del centro ha recordado que al tratar animales con algún hueso roto, “hay que dejarlos en perfecto estado porque en la naturaleza, o estás perfecto, o mueres”.

Pascual Calabuig se ha comprometido como director a “darle buen uso” al nuevo espacio y a los nuevos materiales quirúrgicos y ha destacado la importancia que tendrán para los animales que allí se recuperan, que “lo agradecerán”. EFEverde

Te puede interesar:

La segunda oportunidad de 2.509 aves en Canarias




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com