CHILE CONTAMINACIÓN

Quintero, la localidad chilena “sacrificada” y devastada por la contaminación

Por Alberto Valdés Gómez.- En el último mes y medio más de 700 vecinos de las localidades costeras chilenas de Quintero y Puchuncaví han sido hospitalizados por intoxicaciones debidas a los altos niveles de contaminación, una realidad que llevan denunciando décadas ante el gran número de industrias que operan en el sector.

El área, cercana a la ciudad de Viña del Mar, acoge un gran parque empresarial con 17 plantas, varias de las cuales producen u operan con tóxicos, razones por las cuales el Colegio Médico de Chile pidió que se la declarara como “zona de catástrofe”.

En un informe publicado recientemente, el organismo sanitario denunció los posibles efectos secundarios que tienen estas emisiones sobre la salud, que pueden llegar a desembocar en “cáncer, accidentes cerebrovasculares y la disminución de la respuesta inmunitaria”.

Si bien muchos de estos efectos derivan de la presencia de arsénico en el ambiente, componente que no ha estado presente en las últimas muestras registradas que han llevado a la declaración de “alerta medioambiental” en el área en las últimas semanas, si que han aparecido en varios estudios anteriores.

En concreto, tanto Quintero como Puchuncaví fueron consideradas recientemente como “áreas saturadas de anhídrido sulfuroso y material particulado”, lo que provoca, sobre todo en menores, náuseas, dolores de cabeza o abdominales y el adormecimiento de las extremidades.

Una situación que es aún más “angustiosa”, explicó a Efe María Araya, presidenta del Consejo Consultivo de Usuarios del Hospital Adriana Cousiño de Quintero, cuando se tiene en cuenta que el centro que opera en la localidad es de “baja categoría”, es decir, “que no tiene especialistas ni recursos” para atender dichos casos.

EFE/Alberto Valdés

Centenares de intoxicados

Los datos oficiales hablan de cientos de intoxicados, pero organizaciones sociales y trabajadores sanitarios como Araya denuncian que son muchos más, pero que estos no están contabilizados porque no existe un censo único ni un sistema de diagnosis eficiente.

Hemos tratado de decirle al Estado que tiene que colocar más dinero para poder hacer diagnósticos como corresponde. Aún no sabemos con exactitud qué estamos respirando y, si entre el 21 y el 22 de agosto hubo casi 400 niños intoxicados, el resto de días hemos seguido recibiendo entre 17 y 18 casos más”, detalló Araya.

La mayoría de ellos, indicó otra vecina y militante del colectivo Mujeres en Zona de Sacrificio Quintero-Puchuncaví, Valeria Carrasco, se producen cuando “los niños van al colegio”, entre las 5 y las 8 de la mañana.

Las empresas tiran el humo por la noche, lo que hace que la nube tóxica se concentre por la mañana en la comuna. Aún así es visible, pero hay menos controles a esa hora. Es una de las estrategias que aplican, igual que utilizar los días nublados para soltar más emisiones”, detalló Carrasco.

Además, la activista destacó que este no es un problema nuevo en la zona, ya que “desde la instalación de las plantas industriales” han habido “vertidos y alertas por contaminación”, si bien nunca habían llegado a provocar consecuencias tan masivas.

Agregó que la organización a la que pertenece hace referencia a que los vecinos deben soportar la carga de “convivir con empresas que convierten el entorno en inhabitable” en favor del “resto del país y de la economía”.

Debate político

Sin embargo, la urgencia desatada en este área, otrora famosa por un atractivo turístico en decadencia ante las constantes informaciones relacionadas con la contaminación, se ha situado en el centro del debate político y social del país.

El presidente, Sebastián Piñera, hizo alusión a esta crisis medioambiental en su discurso ante las Naciones Unidas en septiembre, cuando indicó que el Gobierno pondría en marcha “un plan para superar la situación de emergencia y proteger la salud de sus habitantes”.

Mientras tanto, según el diario La Tercera, dos de los peritos de la Policía de Investigaciones (PDI) que acudieron a tomar muestras a las instalaciones de la Empresa Nacional Del Petróleo (Enap) “presentaron malestar asociado a intoxicación por gases”.

Responsabilidad empresarial

El Ejecutivo culpó a dicha empresa de los primeros episodios de contaminación en un informe de la Superintendencia de Medio Ambiente, pero los vecinos reclaman que no existe un único culpable y señalan también a otras empresas que operan en la zona, como Codelco Ventanas, AES Gener, Oxiquim, Enex y Gasmar.

Un cruce de acusaciones del que las empresas se han defendido argumentando que cumplen con la normativa vigente y que tendrá, lo más previsible, una primera prueba cuando los fiscales hagan públicas las conclusiones que obtuvieron tras visitar la zona la pasada semana.

Después de recorrer el área afectada en un buque de la Armada, los representantes del Ministerio Público aseguraron que ya habían dado con “las causas” de la contaminación, pero no dieron información mientras duren las diligencias.

Los vecinos, explicaron tanto Carrasco como Ayara, esperan aún una solución efectiva y continúan protestando en la plaza de Quintero, donde tienen desplegado un campamento repleto de pancartas exigiendo justicia.

Una de las tantas protestas que se han llevado a cabo en zona, a unos 130 kilómetros al noroeste de la capital chilena, algunas de las cuales han acabado en enfrentamientos con la Policía.

Y durante las cuales también se produjo la muerte, en extrañas circunstancias, de un líder sindical, Alejandro Castro, sobre la cual aún no existe una hipótesis oficial. EFEverde




Secciones:                

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies