Los químicos del plástico, un "alto riesgo" para la salud humana

CONTAMINACIÓN PLÁSTICOS

Los químicos del plástico, un “alto riesgo” para la salud humana

Los químicos del plástico, un Recurso de archivo. EFE

Juanjo Cordero.- EFEverde.- Al menos 60 de los 3.000 compuestos químicos asociados a la creación del plástico suponen un "alto riesgo" para la salud humana, ya que pueden llegar a provocar "problemas de tiroides y de fertilidad", incluso algunos de ellos ya están "catalogados como cancerígenos", ha explicado a EFEverde la científica del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua del CSIC, Ethel Eljarrat.

Químicos del plástico

La investigadora ha advertido que los aditivos comunes del plástico, como los bisfenoles, los ftalatos, los retardantes de llama y los metales pesados, son “muy peligrosos para la salud”.

Además, alguno de estos químicos, que llegan a constituir “más del 50% del peso del plástico”, son “disruptores endocrinos”, es decir, pueden modificar la función hormonal del organismo.

Según Eljarrat, los efectos adversos no son inmediatos, pero son bioacumulativos, “provocan una toxicidad crónica”, derivado del “resultado de pequeñas dosis diarias de las sustancias químicas”.

Microplásticos

La investigadora ha informado que los plásticos que acaban en los océanos, a través de las aguas residuales y las corrientes fluviales, “en su mayoría proceden de artículos cosméticos, pasta de dientes, jabón de manos y productos de limpieza”.

Una vez que llegan al mar se fragmentan en trozos más pequeños del tamaño de un grano de arroz, por la acción de la luz solar y el oleaje, convirtiéndose en un “verdadero peligro”, ha recordado la científica.

Residuos plásticos en Monrovia

Fotografía de archivo de desechos plásticos. EFE/AHMED JALLANZO

Los componentes químicos de estos microplásticos “tienden a acumularse en los tejidos de los organismos” y, al no poder metabolizarlo, “muchos de los animales se quedan infectados de por vida”, de manera que, “cada vez están más contaminados”.

Eljarrat ha explicado que cuando un pez con estos químicos es devorado por otro pez más grande, este último acumula la contaminación del primero y “a medida que subimos la cadena trófica los niveles de contaminación son mayores”, este efecto es conocido como biomagnificación.

Durante una de sus investigaciones en el mar de Alborán, la científica pudo observar como los químicos retardantes de llama, presentes en la mayor parte de la basura que flota en los mares, “penetran la barrera hematoencefálica y se acumulan en el cerebro de los cetáceos”.

“En ciertos niveles de contaminación este tipo de químicos pueden provocar problemas de tiroides en las orcas, incluso algunos animales llegan a contraer cáncer”, ha revelado.

Presencia de plástico

Según Eljarrat, el ser humano también está expuesto a estos productos nocivos, ya que “al comer un pescado contaminado estamos incorporando a nuestro organismo todos los químicos que ese pez ha acumulado durante su vida”.

Estos compuestos se pueden encontrar “no solo en alimentos marinos”, también están en carnes, frutas y verduras, ya que “se ven expuestos en el proceso industrial, así como en el empaquetado”.

“Estos químicos los podemos encontrar en productos del supermercado, por ejemplo, en las bolsas de las palomitas de microondas, que llevan en su interior retardantes de llama Organofosforados, unos compuestos que repelen el aceite y que son muy nocivos en nuestro organismo”, ha advertido Eljarrat.

El aire también es considerado otra vía de exposición, ya que los compuestos químicos se hallan en las partículas que respiramos, “sobre todo en el interior de los edificios”, ya que dichos ambientes están llenos de materiales plásticos, aunque ha aclarado que esta exposición es “inferior”.

El problema de este tipo de químicos es que una vez emitidos al medio ambiente “tardan mucho en desaparecer” y, según explica, “existen productos químicos que se prohibieron por su toxicidad hace 50 años y, a día de hoy, se encuentran todavía en la naturaleza”.

Eljarrat cree que “las instituciones están tardando mucho tiempo en establecer legislaciones que prohíban estos compuestos nocivos”, además, ve necesario “buscar alternativas a los químicos que se bioacumulan, y así evitar posibles complicaciones futuras”. EFEverde

Te puede interesar:

Descubren grandes cantidades de microplásticos en las profundidades marinas de la Bahía de Monterrey (EE.UU.)

Una playa de Tenerife tiene casi tres mil fragmentos de microplásticos por m2

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com