reintroducción quebrantahuesos Cazorla afronta época celo

NATURALEZA AVES

La reintroducción del quebrantahuesos en Cazorla afronta crucial época celo

La reintroducción del quebrantahuesos en Cazorla afronta crucial época celo Vuelo de un quebrantahuesos. EFE

El programa de reintroducción del quebrantahuesos en el parque natural de Cazorla, Segura y las Villas (Jaén), primero en sus características emprendido en España, afronta este mes un crucial periodo de celo en el que se podría registrar el primer apareamiento entre dos ejemplares liberados en este espacio.

“Tono”, un macho liberado en estas sierras del nordeste de Andalucía en 2006, y “Blimunda”, una hembra soltada en 2010, ya fueron observados el pasado otoño en una actitud de cópula, pese a la juventud de la hembra, y durante el último año se ha podido confirmar en varias ocasiones un comportamiento de pareja.

Ambos quebrantahuesos, una especie en peligro de extinción, han sido filmados durante los últimos meses volando juntos, han compartido zonas de campeo y descanso y han manteniendo actitudes típicas de pareja, lo que induce a pensar que se podrían aparear en el periodo de celo que ahora se inicia.

Esto supondría un sustancial avance para el éxito de al reintroducción, según han explicado a EFE los responsables de este proyecto, gestionado por la fundación Gypaetus, dependiente de la Junta de Andalucía.

Rafael Arenas, coordinador del programa de recuperación y conservación de aves necrófagas de la Junta de Andalucía ha destacado “la buena noticia” que supone la confirmación de que dos de los quebrantahuesos liberados ya han formado una pareja “y que los demás ejemplares vuelan con normalidad” por los cielos andaluces, aunque también ha expresado su “cautela” respecto al éxito reproductor de esta temporada, dada la juventud de la hembra “Blimunda”.

“Este es un proyecto de largo recorrido y lleno de obstáculos, dada la propia biología de esta especie, pero los estamos superando, paso a paso”, ha concluido.

“Blimunda” es una ejemplar de cuatro años y el quebrantahuesos suele alcanzar la madurez sexual a partir de los siete, aunque los ejemplares en cautividad son más precoces que los nacidos en libertad y el aprendizaje del apareamiento es un requisito imprescindible para el posterior éxito reproductor.

La reproducción del quebrantahuesos, ave necrófaga que debe su nombre a que se alimenta de huesos, algunos de los cuales lanza desde altura para romperlos en el suelo, es compleja, pues sólo suele sobrevivir un único pollo cuya incubación, nacimiento y salida del nido requiere superar al menos medio año de vicisitudes.

Presencia en la península

Este ave, la de mayor envergadura de cuantas vuelan en la Península Ibérica, junto al buitre negro, se logró reintroducir a final del pasado siglo en los Alpes, en una iniciativa similar a la que se emprendió en Cazorla, Segura y Las Villas en 2006, veinte años después de la extinción del último quebrantahuesos en estas sierras.

Desde entonces se han liberado en este parque natural y en el colindante de Castril (Granada) 31 pollos procedentes de diferentes centros de cría en cautividad europeos, de los que 21 están vivos y localizados, nueve han fallecido y de resto no se tiene información reciente.

La mayor parte de esta población sobrevuela hoy estas sierras andaluzas, aunque varios ejemplares jóvenes han emprendido la habitual etapa de dispersión en esta especie y se encuentran en los Pirineos, Monfragüe y en sierras del centro de la Península.

La muerte por envenenamiento o plumbismo de la práctica totalidad de las hembras liberadas en 2007, 2008 y 2009 añade una dificultad a esta reintroducción, que se basa en la conducta filopátrica de esta especie, que determina que cuando un ejemplar alcanza la madurez sexual regresa al lugar donde comenzó a volar (que identifica como el de su nacimiento) para reproducirse, por lo que los pollos nacidos en cautividad se liberan antes de aprender a volar en la zona elegida para su reintroducción.

La única población natural de quebrantahuesos de España sobrevive en los Pirineos y junto a esta reintroducción en Cazorla, Segura y Las Villas también se ha emprendido otra en Picos de Europa, con ejemplares cedidos por el Gobierno de Aragón.

Para esta reintroducción en Andalucía se creó en 1996 el Centro de Cría de Quebrantahuesos de Cazorla que, hasta este año, ha sido uno de los más destacados de la red internacional de esta especie, tanto en número de parejas reproductoras como en productividad de pollos. EFEverde




Secciones: