AVES CONSERVACIÓN

¿Puede competir el ganado con los buitres por el alimento?

guirre Guirre o alimoche canario. Imagen de archivo. EFE/Carlos de Saá

Una investigación liderada por científicos de la Estación Biológica de Doñana (EBD) ha comprobado que el peso corporal del guirre o alimoche canario disminuye cuando aumenta la cabaña ganadera, lo que puede indicar que el sobreapastoreo reduce la presencia de pequeños mamíferos o reptiles, cuyos cadáveres sirven de alimento a esta ave carroñera.

El estudio de campo sobre esta especie de buitres de pequeño tamaño endémicos del archipiélago canario y que publica el último número de Ecological Applications, arrojó resultados “totalmente inesperados”, ya que demostró que no siempre un aumento de las reses implica asegurar la alimentación de estas aves carroñeras.

La alimentación del guirre

En este caso en concreto, el estudio ha puesto de manifiesto que los restos de la cabaña ganadera habitual, como por ejemplo los cadáveres de las cabras, no cubren todas las necesidades de la población de guirres.

José Antonio Donázar, investigador de la EBD -centro perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)- y autor principal del estudio, explica que los pequeños animales silvestres, como conejos, aves y reptiles, son muy importantes desde el punto de vista cualitativo para la alimentación del guirre y el sobrepastoreo reduce su disponibilidad.

Ello muestra, añade, que “la conservación de los buitres no pasa sólo por garantizar el alimento, sino que se debe proteger la integridad de los ecosistemas y sus funciones, y a ese nivel, una gestión ganadera adecuada es fundamental”.

Presiones sobre la cubierta vegetal

Jomar Barbosa, otro de los autores del estudio, apunta que la producción vegetal, también conocida como productividad primaria, de Fuerteventura, una de las regiones donde se desarrolla el programa de seguimiento del guirre, se ve determinada por la cantidad de lluvias, pero también por el efecto negativo de la presión ganadera.

“Un aumento de la cabaña ganadera trae consigo una disminución de la vegetación, que es el alimento para ese ganado, y a su vez una merma de la vegetación implica menor presencia de esas otras pequeñas especies, como conejos, aves o réptiles, cuyos cadáveres también forman parte de la dieta del guirre, y la situación puede ser incluso más compleja si al sobrepastoreo se une la sequía”, puntualizó Barbosa.

Para Marina García-Alfonso, coautora del estudio, “el peso de los guirres también ha ido disminuyendo conforme su población ha ido creciendo, por un efecto denso-dependiente: a más individuos, menos recursos por cabeza”. EFEverde

 




Secciones:            
Redactora de la Agencia EFE, adscrita al departamento de EFEverde. Licenciada en Ciencias de la Información, año 1989 Fecha de nacimiento: 21 septiembre 1966 Lugar de nacimiento: Madrid