NATURALEZA CONSERVACIÓN

Avalan la conservación de uno de los primates más amenazados del mundo

Foto cedida por el Zoo de Barcelona de una cría de mangabey gris de coronilla blanca

Un trabajo de la Universidad de Córdoba (UCO) ha avalado las acciones que se están desarrollando para conservación del mangabey de coronilla blanca, uno de los primates más amenazados del mundo, y propone nuevas estrategias para continuar preservando la viabilidad de la especie a largo plazo.

La UCO ha expuesto que alrededor del 60 por ciento de las especies de primates conocidas se encuentran en serio riesgo de extinción, según un informe publicado en 2017 por la revista “Science Advances”, en el que se alerta sobre la pérdida y alteración de sus hábitats naturales.

Uno de los ejemplos más significativos es el mangabey de coronilla blanca (Cercocebus atys lunulatus), primate endémico de Ghana, Burkina Faso y Costa de Marfil y cuyas poblaciones naturales están clasificadas en la categoría “En peligro de extinción” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

Entre los primates más amenazados

Considerada una de las 25 especies de primate más amenazadas del mundo, esta especie de mangabey cuenta, desde inicios de los 80, con un programa de conservación ex situ específico y adaptado, en el que participan diferentes instituciones zoológicas de Europa adscritas a la EAZA (Asociación Europea de Zoo y Acuarios).

Este programa de conservación (EEP, European Endangered Species Program), reforzado por la gestión de registros genealógicos (ESB, European Studbook) de la que es considerada la mayor población cautiva de esta especie de mangabey, es coordinado por el Zoológico de Barcelona (España).

El objetivo primordial de las acciones de conservación efectuadas es el mantenimiento de una población genética y demográficamente sostenible, con el objetivo de disponer de un banco de recursos genéticos viables que permitan planificar y efectuar con éxito programas de reintroducción y reforzamiento de las poblaciones naturales.

Por su parte, el Departamento de Genética de la Facultad de Veterinaria de Córdoba se ha encargado de evaluar la gestión genética y demográfica de este programa europeo de conservación para determinar la efectividad de sus acciones y la viabilidad de la población, a partir de los registros de genealogía.

Los resultados avalan el éxito del programa

Según destaca el investigador responsable del estudio, Carlos Iglesias, los resultados obtenidos “avalan el éxito distinguido del programa” al constatar un “incremento del tamaño efectivo de la población” y “del índice de conservación genética”.

Además, los resultados muestran un “decremento significativo de la consanguinidad y el mantenimiento de parámetros biológicos y demográficos característicos de las poblaciones de esta especie de mangabey en su hábitat natural”.

Asimismo, la diversidad genética de esta población ex situ se mantiene por encima del 90 por ciento, “objetivo clave y prioritario de los programas de conservación ex situ de la biodiversidad”.

Sin embargo, la investigación propone criterios para la constitución de las parejas reproductoras, de tal forma que para ello, la información genealógica y evaluación cualitativa de caracteres fenotípicos de interés serán los registros principales que rijan las labores de reproducción dirigida y conservación genética.

La desaparición paulatina de los bosques donde habita el mangabey de coronilla blanca y el impacto de las labores de caza para consumo humano, han puesto en jaque la viabilidad de esta especie, famosa por sus característicos párpados blancos cuyos movimientos les sirven para comunicarse.

Por ello, a día de hoy, la conservación fuera de su hábitat natural constituye la alternativa de elección para la garantía de su supervivencia. EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com