AGRICULTURA INNOVACIÓN

Proyecto innovador en trigo muestra el camino para mejorar la sostenibilidad

Imagen de una espiga de trigo. Archivo EFE/ Caroline Seidel

La innovación en el sector del trigo a través de la participación de los distintos eslabones de la cadena alimentaria muestra el camino para mejorar la sostenibilidad ambiental, social y económica, han señalado este lunes responsables del Gobierno.

La directora general de Desarrollo Rural, Innovación y Formación Agroalimentaria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), Isabel Bombal, ha asegurado en un seminario web que los grupos operativos son iniciativas que ayudan a la creación de ecosistemas de innovación y cooperación entre los sectores económicos y los campos del conocimiento.

Se ha referido en concreto al grupo operativo supraautonómico Innovatrigo, un proyecto desarrollado durante dos años cuyos resultados han sido presentados hoy con el objetivo de aumentar los beneficios económicos a los operadores implicados de trigo y la sostenibilidad ambiental.

Según Bombal, hasta el momento se han ejecutado o están en proceso de ejecución más de mil actuaciones, entre grupos operativos y proyectos innovadores, en los que se han invertido 102 millones de euros.

Estas iniciativas están subvencionadas por el Estado y las comunidades autónomas, así como por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) de la Unión Europea (UE).

Alimentación sostenible

España es el país de la UE que más proyectos de este tipo ha programado, ha indicado Bombal, quien ha destacado la propuesta de Innovatrigo para un etiquetado de calidad ambiental en los panes para que el consumidor pueda elegir libremente.

La directora general de Producciones y Mercados del MAPA, Esperanza Orellana, ha remarcado la importancia de incluir en las soluciones a los distintos eslabones de la cadena de valor.

A su juicio, hace falta decir al consumidor que “lo que se produce en España tiene esa característica de sostenibilidad frente a lo que se produce en otros sitios” para que la elección de compra sea “libre e informada”.

Respecto a las estrategias europeas para lograr un sector agroalimentario más sostenible desde el punto de vista ambiental, Orellana ha considerado que el sector de los cereales en España está avanzando para alinear la agricultura con los criterios de la Unión Europea.

El secretario general de la Asociación Española de Técnicos Cerealistas (AETC), José María Basanta, ha detallado que Innovatrigo pretende producir trigo bajo en emisiones, acelerando la optimización de los sistemas productivos y sensibilizando al consumidor.

Para garantizar el valor añadido del producto final, se está desarrollando un sistema de certificación de ese trigo, según Basanta, que ha planteado primas sobre el precio de mercado y complementarias por la mejora de la calidad del grano para apoyar al “eslabón más débil”, en alusión a los productores.

El catedrático de Ingeniería Agroforestal de la Universidad de Córdoba y coordinador técnico, Jesús Gil, ha explicado el catálogo de buenas prácticas agrícolas diseñado para reducir el impacto ambiental y mejorar la rentabilidad del trigo, entre las que figuran la siembra directa, la distribución de fertilizantes, la rotación de cultivos y la distribución de proximidad.  

En dos fincas de Navarra y Andalucía se utilizaron sensores y nuevas máquinas para determinar el grado de influencia de las buenas prácticas con el fin de medir la eficiencia y la productividad en el uso del carbono.

El proyecto ha contado con socios como la empresa Tarazona y la Asociación Española de Agricultura de Conservación Suelos Vivos, junto a colaboradores como el grupo Carrefour y la cooperativa Dcoop. EFEverde

Te puede interesar:

La Covid-19 obliga al equilibrio entre reducir el plástico y la seguridad alimentaria

 

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com