PUERTOS BIODIVERSIDAD

Un proyecto busca atraer la vida marina y fijar CO2 en los puertos

Evolución del muro de hormigón que ECOncrete instaló en otros puertos. EFE/Cedida por ECOncrete

Hugo Barcia .- Efeverde .- Atraer vida marina a los puertos y fijar CO2 es la premisa con la que trabaja el proyecto ‘Living Ports’ que contempla la construcción de “infraestructuras amigables con el ecosistema” que favorezcan la colonización por parte de todo tipo de organismos marinos como algas, ostras o estrellas de mar.

La iniciativa que desarrollará un consorcio internacional en el puerto de Vigo plantea instalar dos tipos diferentes de estructuras que han sido desarrolladas por la empresa israelí ECOncrete: una gran pared de 310 metros cuadrados en la zona central del puerto, sobre el muro de la dársena de A Laxe, y otros cien bloques de hormigón “sostenible” en las escolleras de la zona intermareal del muelle.

Según explica a Efe Paolo Tedone, responsable de la entidad en el Sur de Europa, la construcción de los bloques en las aguas del puerto comenzará a partir de mayo de 2022, aunque se muestra “optimista” y cree que el proceso podría adelantarse a febrero de ese mismo año.

Asentamiento de organismos marinos

Una vez instaladas, estas estructuras favorecerán el asentamiento de organismos marinos en su interior, gracias a que su diseño incluye rendijas y recovecos que recrean “una poza marina como las que existen en la naturaleza”, añade.

Además, la composición del hormigón también difiere de la tradicional, puesto que sustituye el 10 % del cemento clásico por unos aditivos biológicos patentados que potencian la supervivencia de las especies nativas, a diferencia del hormigón común, “donde las únicas especies que consiguen sobrevivir son especies invasoras”, indica Tedone.

Otras ventajas que presenta la adhesión de algas marinas a los bloques es que aumentará la cantidad de CO2 absorbido, creando pequeños sumideros de carbono, y alargará su vida útil, impidiendo que el agua deteriore la estructura interna del hormigón.

“La resistencia estructural de nuestro hormigón es un 10 % más elevada a los 28 días de la fabricación que la del hormigón tradicional”, concluye Tedone, quien cree que estas estructuras sostenibles remplazarán en el futuro a las escolleras clásicas de color gris.

De hecho, pese a que este es el primer proyecto a gran escala de ECOncrete en Europa, sus estructuras ya están presentes en muelles de Hong Kong, Israel, Nueva York, San Francisco o Florida, y anuncia que en breves instalarán varias de ellas en otro puerto deportivo en España.

Visor submarino

El proyecto en Vigo también prevé la instalación de un visor submarino junto a la pared de 310 m2, que se emplazará en la dársena de A Laxe, y que permitirá observar los organismos marinos que se han adherido a la estructura.

“El objetivo es convertirlo en una herramienta de divulgación ambiental, mostrar a la ciudadanía la riqueza ecológica del litoral portuario y conseguir una mayor integración del puerto en la ciudad, afirma a Efe el jefe del Departamento de Sostenibilidad del Puerto de Vigo, Carlos Botana.

Según cálculos realizados en fases previas en colaboración con la Universidad de Vigo, entre la pared vertical y los bloques de las escolleras se espera lograr la proliferación “de hasta 150 especies autóctonas y la captación de 8kg7m2 de CO2”, incluyendo organismos sésiles y fauna móvil.

Este aumento de la biodiversidad en el muelle es especialmente relevante, puesto que cerca de sus aguas se encuentran varios espacios protegidos de gran valor medioambiental, como el Parque Nacional das Illas Atlánticas o el Espacio Natural Red Natura ‘Ensenada de San Simón’, ante lo que Botana sostiene que el puerto “no debe ser una barrera ecológica” sino que debe compensar su impacto medioambiental y contribuir al adecuado estado de la ría.

“Referente” en sostenibilidad

El muelle gallego, que desde ECOncrete califican como “referente” en sostenibilidad y atención al medioambiente, fue pionero en Europa en la implementación de la estrategia ‘Blue Growth’, mediante la cual la comunidad portuaria aúna esfuerzos y sinergias en la búsqueda de la sostenibilidad.

“Queremos convertir las infraestructuras portuarias en estructuras amigables con el ecosistema, y que puedan ayudar a la mejora de la biodiversidad en los puertos. No podemos ser un puerto verde sin un ecosistema sano en nuestras propias aguas”, sentencia Botana.

Entre los trabajos que se desarrollarán hasta 2024, y que “no afectaran a la actividad en el muelle”, también destaca la monitorización de los resultados del proyecto por parte de expertos de la Universidad Técnica de Dinamarca.

Además de cuantificar el incremento de biomasa y biodiversidad que experimentarán las aguas, los técnicos daneses analizarán “la influencia que tiene la contaminación acústica sobre los organismos marinos”, señala a Efe el director del proyecto de la universidad danesa, Wolfgang Kunther.

El proyecto cuenta con el apoyo del programa de financiación de la Comisión Europea Horizonte 2020. EFEverde




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com