BIODIVERSIDAD ESPECIES

Protección, vigilancia y concienciación: claves para combatir la caza furtiva

Dos rinocerontes corren en Kenia. EFE/ Dai Kurokawua / Archivo

Rafael González .- Efeverde.- Establecer más zonas protegidas, reforzar la vigilancia en las ya establecidas y dar alternativas a la población local para que no se sienta tentada a participar en el negocio de la caza furtiva son algunas de las medidas sugeridas para combatir esta actividad ilícita que, según los datos disponibles, genera entre 10.000 y 20.000 millones de dólares al año.

Se trata de un problema que requiere actuar a varios niveles y, aunque ya se está trabajando en varios de ellos “se necesita muchos más recursos, medios y concienciación” puesto que es “un negocio tan grave como el de la venta de armas o de droga”, ha explicado a Efe la responsable del Programa de Especies de WWF España, Gema Rodríguez.

La caza furtiva, advierte, aparece en aquellos lugares donde se combinan varios factores: una riqueza de especies interesantes para el comercio internacional, una falta de control de las mismas y una administración incapaz de evitar las capturas ilegales.

Esta situación se reproduce “fundamentalmente en el continente africano, Suramérica y el sureste asiático”, todas ellas regiones ricas en biodiversidad que carecen de instrumentos para una vigilancia adecuada.

Ejemplos del dinero que mueve este mercado ilícito es el precio del cuerno de rinoceronte “que ha ido escalando progresivamente año tras año y se estima que actualmente está en los 80.000 dólares el kilo” o el del colmillo de elefante que ha experimentado un aumento “que va desde los 200 euros el kilo que se pagaban en los años 90 hasta los 1.500 que se constataron en 2013”.

Eso condujo a “más de 1.000 sacrificios, en algunos casos hasta 1.200” de rinocerontes en el decenio de 2010, aunque las cifras han mejorado algo en la actualidad, ya que el año pasado el número de animales muertos no alcanzó el millar, mientras que “entre 20.000 y 30.000 elefantes son masacrados cada año”.

Animales más perseguidos

Tigres, leones y gorilas de montaña, entre otros grandes mamíferos, son los animales más perseguidos junto con los ya citados, pero también otros más pequeños como el pangolín, que “despierta un gran interés por sus escamas, sangre o carne”.

Según lamenta Rodríguez, sólo en África “unas 300 especies están amenazadas por este tráfico ilegal” y resulta “difícil” estimar el número concreto de ejemplares afectados, lo que explica que el furtivismo constituya “una grave amenaza para la biodiversidad y también para la estabilidad de los países implicados” ya que, de continuar con las tendencias actuales, “ciertas especies se extinguirán en los próximos 20 ó 30 años”.

Una de las especies en riesgo es el chimpancé, ha alertado a Efe la bióloga y directora adjunta del Instituto Jane Goodall España, Laia Dotras, ya que la caza furtiva no sólo mata a los animales sino que provoca “la pérdida de su hábitat”.

Situación de los chimpancés

En algunos países africanos, además, los chimpancés son cazados “para consumir su carne, obtener algunas partes de su cuerpo y capturar a las crías” que después “son vendidas dentro y fuera de sus países de origen por mafias internacionales para ser usadas como mascotas o en la industria del espectáculo”.

En la actualidad existe “una gran demanda de crías en países del Golfo Pérsico y en China” y, de acuerdo con las cifras disponibles, se estima que “por cada una que es capturada, diez chimpancés mueren durante el proceso”.

España, “puerto de entrada de muchas especies”

Respecto a España, según Dotras es el “puerto de entrada de muchas especies”, ya sean individuos vivos o bien sus partes y pieles, procedentes de África e Iberoamérica con destino a diversos países de la Unión Europea entre otras cosas gracias a las redes sociales que “permiten ofertar especies protegidas y llegar a compradores dentro y fuera de nuestras fronteras”.

Las incautaciones realizadas por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) “nos dan una idea de la magnitud del problema”, ya que han sido intervenidos desde colmillos de elefante hasta pieles de reptil, pasando por primates vivos. EFEverde

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com