VENENO ROEDORES

El Programa Antídoto se pronuncia contra la bromadiolona para envenenar topillos en Castilla y León

El Programa Antídoto se pronuncia contra la bromadiolona para envenenar topillos en Castilla y León Topillo cazado por un agricultor afectado en la Moraña (Ávila). EFE/José Ramón San Sebastián

Efeverde.- El Programa Antídoto de lucha contra el veneno en el medio ambiente, formado por nueve organizaciones medioambientales, ha expresado su oposición al uso de la bromadiolona contra el topillo de campo en Castilla y León, tras la aprobación de su uso por la Consejería de Agricultura, al considerar que se trata de un veneno anticoagulante "extremadamente peligroso".

Las entidades han recordado, en un comunicado, que esta sustancia, que se ha venido utilizando como veneno para controlar las plagas de roedores en la región, ha sido excluida del Registro oficial de productos fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Sin embargo, añaden, la Junta de Castilla y León ha conseguido del Ministerio (MAPAMA) su utilización por vía de excepcionalidad, “lo que supone continuar y profundizar en el grave deterioro y desequilibrio en los sistemas agrícolas afectados”, según las organizaciones ambientales.

“La bromadiolona es un veneno rodenticida persistente en el medio natural y transcurridos 318 días desde su ingesta por un roedor, la concentración en su organismo solo se reduce a la mitad”, han indicado las entidades dedicadas a la conservación de la naturaleza “lo que podría ocasionar una cadena de envenenamientos en los depredadores de roedores”.

Destaca el caso del milano real, especie catalogada “en peligro” y cuya principal población invernante mundial se encuentra en Castilla y León.

Medidas de control alternativas

Las nueve entidades que forman parte del Programa Antídoto, iniciativa que fue apoyada por la UE en el marco de sus programas ambientales Life,  han apuntado que buena parte de los problemas actuales con los roedores podrían solucionarse con técnicas alternativas, pero lamentan que estas medidas apenas se estén aplicando, “no se ha dado prioridad a la lucha biológica, ni se están utilizando técnicas de manejo de cultivos como el labrado de las alfalfas que superen los umbrales de riesgo”.

VD01. VALLADOLID, 07/07/07.- Los miles de roedores que componen la plaga que afecta a los sembrados de varias provincias de Castilla y León no son un "engendro de laboratorio", sino que pertenecen a la especie Microtus arvalis -Topillo Campesino-, que es "bien conocida" y diferente al Topo Ibérico, un mamífero insectívoro. Así lo aclaró, en una entrevista con Efe, el presidente del Colegio Oficial de Biólogos (COB) de Castilla y León, José Luis Robles Prieto, para quien pensar que estos animales son fruto de algún experimento científico, como ha especulado alguna organización profesional agraria, demuestra una "profunda ignorancia general" y un "desconocimiento de la fauna asociada a los cultivos". En la foto un veterinario procecede a colocar un microchip a un topillo para realizar un seguimiento de su ciclo vital. EFE/Brágimo

Un veterinario coloca un microchip a un topillo para realizar un seguimiento de su ciclo vital. EFE/Brágimo

Además han subrayado en su escrito que se deben poner en marcha otras medidas no químicas para que puedan emplearse los rodenticidas, así como haberse superado los umbrales poblacionales de tratamiento, una cifra que por imperativo legal, se debe comunicar al MAPAMA anualmente, desde que en 2007 se hizo la declaración de plaga.

Sin embargo “la Consejería de Agricultura no ha contestado a las solicitudes de información de las organizaciones que han solicitado reiteradamente estos datos”,  aseguran las ONG.

Las organizaciones han recordado que en la plaga de 2007 los estudios confirmaron que “las poblaciones de topillos decayeron igualmente y en iguales periodos de tiempo en las zonas tratadas con rodenticidas que en las no tratadas, lo que se ha repetido en situaciones posteriores, al menos en 2011 y 2014”.

El Programa Antídoto está formado por nueve organizaciones: WWF España; SEO/Birdlife; Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS); Fundación Oso Pardo (FOP); Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ); Grupo para la Recuperación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (GREFA); Ecologistas en Acción; Sociedad Española para la Conservación y Estudio de los Mamíferos (SECEM) y Asociación Veterinaria para la Atención a la Fauna Exótica y Silvestre (AVAFES Canarias).




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies