DESARROLLO SOSTENIBLE

El 20 % de productos de restauración y hostelería son biodegradables

El 20 % de productos de restauración y hostelería son biodegradables Foto de uso editorial cedida por la empresa Klimer de sus productos biodegradables. EFE

El 20 % de los productos que se usan en el mundo de la restauración, catering y hostelería son biodegradables y el 10 %, compostables, datos que seguirán aumento debido a la concienciación social contra la contaminación por plásticos de océanos.

Así lo ha explicado el gerente de la empresa Klimer, David Ramos, en entrevista con EFEverde, quien ha añadido que su negocio ha optado por introducir esta gama de artículos más respetuosos con el medio ambiente, sin embargo, el aumento de la demanda de los mismos está provocando la escasez de stock y de materias primas para la fabricación de platos, cubiertos, pajitas o envases para alimentos, entre otros.

Materias naturales para la fabricación 

La empresa española distribuye productos de 25 compañías europeas que fabrican en Asia, porque “en Europa no hay ninguna que se dedique a ello”, ha explicado Ramos, quien ha añadido que así lo constató en la última Feria Internacional de Materiales biodegradables de Lyon (Francia).

El bambú, el almidón de maíz (PLA), la palma, la caña de azúcar, la palmera, la fibra de aguacate, la madera, el cartón y el papel, son algunas de las materias primas y materiales que se utilizan para la fabricación de los platos, vasos, recipientes, cubiertos o pajitas que comercializa como biodegradables.

Esos elementos que se encuentran mayoritariamente en Asia, según Ramos, y para la fabricación de algunos de los artículos no se utiliza agua, simplemente se logran con el prensado de las materias primas como para las pajitas de papel, resistentes a los líquidos durante unos 20 o 30 minutos.

Sin embargo, ha matizado el empresario, “que un producto sea sostenible, no quiere decir que su producción se haga de forma sostenible“, porque para ello se necesita energía.

Demandan más energía

Así, “para la fabricación de un plato de fibra de maíz o PLA biodegradable se utiliza más energía que para uno de plástico”, ha asegurado, aunque el ahorro se produce con el agua, que se usa menos.

El proceso de fabricación de estos artículos para la restauración, catering y hostelería optimiza las fibras naturales que descartan las empresas de alimentos, como las del maíz o aguacate o las hojas de palmeras, de las que se usan “las que se caen secas, no se corta ningún árbol”.

El bambú, planta que puede crecer más de 60 centímetros al día, es otra de las fibras que se utiliza para el 20 % de los productos biodegradables, aunque siempre dejan en la naturaleza los químicos utilizados en el proceso.

El 10 % es compostable, es decir, que “puede depositarse en los contenedores verdes y se puede usar para hacer compost o pelet” para estufas, con lo que se completa el “ciclo de economía circular”, ha asegurado.

Botellas más resistentes al calor

Sin embargo, no se ha podido sustituir todos los productos para estas áreas de negocio por los biodegradables, para algunas botellas  se utiliza plásticos reciclables ya que los materiales naturales no resisten temperaturas superiores a los 40 grados.

De ahí que se ha optado por combinar el plástico con fibra de maíz y otros materiales, lo que ha permitido un plástico reciclable que soporta los 80 grados de temperatura.

Según datos de Greenpeace, una botella de agua puede tardar hasta 500 años en degradarse en la naturaleza, unos cubiertos unos 400 años, un vaso entre 65-75 años y una bolsa en torno a los 55 años. EFEverde

 




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies