MEDIO AMBIENTE UE

La CE quiere productos más duraderos y más fáciles de reciclar

Reciclaje RAEE Recurso de archivo. EFE/Cristóbal García

La Comisión Europea (CE) desveló este martes su plan sobre economía circular para esta legislatura, en el que propone un diseño de productos más duraderos y más fáciles de reparar y reciclar, y prevé nuevas medidas para seguir recortando el plástico de los empaquetados.

Productos más duraderos

En un mundo en el que la obsolescencia programada ha incrementado la cantidad de residuos, especialmente de productos electrónicos, la CE se ha propuesto tomar medidas para fomentar la competitividad de la industria europea pero sobre una base más ecológica, según explicó el comisario europeo de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius.

“Solo cambiando el modelo económico podemos esperar éxito, aliviar la presión sobre nuestra biodiversidad y lograr las metas de 2050” sobre neutralidad de carbono en la Unión Europea (UE), indicó Sinkevicius en una rueda de prensa para explicar la iniciativa.

En primer lugar, Bruselas quiere por norma que en la UE se fabriquen productos sostenibles, tanto electrónicos e informáticos como textiles, y que estén diseñados para durar más; sean más fáciles de reutilizar, reparar y reciclar, e incorporen el máximo de materiales reciclados en lugar de nuevos.

Además, pretende restringir los artículos de un único uso, lidiar con la obsolescencia programada y vetar la destrucción de bienes duraderos que no se hayan vendido.

En esa línea, los consumidores deberán disponer de información sobre la estimación de vida de los productos y hasta qué punto se pueden reparar, a fin de ayudarles a hacer compras más ecológicas.

La CE busca mejorar la recolección y tratamiento de los residuos electrónicos, unas baterías y vehículos más sostenibles, nuevos requisitos obligatorios para los plásticos con especial atención a microplásticos y biodegradables, reutilizar textiles, elementos de construcción más ecológicos y artículos reutilizables que sustituyan a cubiertos o empaquetados de un solo uso en alimentación.

La Comisión quiere igualmente que se generen menos residuos y estos se transformen en “recursos secundarios” de valor, para lo que explorará crear un modelo armonizado en toda la Unión de recogida y trillado de desperdicios, así como de etiquetado.

El plan también prevé acciones para minimizar las exportaciones de residuos de la UE y lidiar con los envíos ilegales.

Como ejemplo, el comisario europeo dijo que la UE va a “avanzar en dirección de los cargadores universales”, para ordenadores portátiles, móviles inteligentes o tabletas, de manera que al comprar uno nuevo este no necesite incluir un dispositivo de carga.

Según indicó, este tipo de iniciativas harán que no sea necesario extraer tantas materias primas y potenciar el mercado de las secundarias.

Transición verde

La patronal europea, BusinessEurope, dio la bienvenida al plan al considerar que con él “todos ganan”, y afirmó que “minimizar la generación de residuos y mantener el valor de las materias primas tanto tiempo como sea posible no solo es bueno para el medio ambiente sino también para las empresas”.

Para la asociación de consumidores europeos, BEUC, el plan es “crucial para hacer realidad la transición verde”, y pidió al mismo tiempo que los nuevos productos sostenibles sean “convenientes y asequibles” para los ciudadanos, “lo cual está lejos de ser el caso hoy en día”.

Según la CE, aplicar medidas ambiciosas de economía circular puede incrementar el PIB de la UE en otro 0,5 % para 2030 y crear alrededor de 700 000 nuevos empleos. EFEverde





Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com