OSO PARDO

Un estudio elaborará el primer censo genético de la población cantábrica de oso pardo

Uno de los osos pardos pasea por el santuario de Arcturos. EFE/Manuel Moncada Un oso pardo (Ursus arctos) imagen de archivo. EFE/Manuel Moncada

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) y las comunidades autónomas de Cantabria, Galicia, Asturias y Castilla y León van a llevar a cabo este año el primer censo genético de la población cantábrica de oso pardo que se realiza en España.

El estudio, que comenzará el 1 de septiembre y se prolongará hasta el 15 de diciembre, resulta de vital importancia para obtener datos rigurosos sobre la especie y continuar su gestión mediante criterios científicos modernos, de la misma manera que ya se desarrolla con varias especies, incluida ésta, en peligro de extinción y en situación crítica.

El oso pardo en la cordillera Cantábrica

Su objetivo es contribuir a estimar la población que existe de oso pardo en la cordillera Cantábrica, así como al conocimiento científico sobre sus relaciones de parentesco y conectividad.

También resulta de vital importancia, según ha explicado el Gobierno de Cantabria en un comunicado, para conocer el nivel de endogamia de los distintos especímenes de la población cantábrica, teniendo en cuenta el reciente intercambio de ejemplares entre las subpoblaciones oriental y occidental de la cordillera Cantábrica.

El estudio se realizará de manera coordinada entre las distintas entidades participantes y de manera simultánea en toda su área de distribución para poder avanzar en un estudio de conectividad y parentesco de esa población.

Pruebas PCR para úrsidos

Para ello, se utilizará la información obtenida para la individualización genética mediante una técnica PCR de marcadores múltiples que permite analizar hasta 128 posiciones variables en muestras de pelo y heces.

El trabajo de campo se realizará sobre una superficie de muestreo en toda la cordillera Cantábrica de unos 1,5 millones de hectáreas, repartidas en un máximo de 314 cuadrículas 5X5 kilómetros en Castilla y León; 202, en Asturias; 69, en Cantabria, y 43, en Galicia.

El estudio cuenta con el apoyo de la Universidad Autónoma de Barcelona, para la individualización genética mediante técnicas genómicas; con el Instituto de Biología Evolutiva-CSIC, para los estudios de conectividad y parentesco, y con el Instituto de Recursos Cinegéticos IREC-CSIC, para el asesoramiento metodológico, el tratamiento de datos y el análisis de la estima poblacional.

La primera fase de los trabajos de parentesco se desarrollará a lo largo de este año y tendrán continuidad en 2021 mediante técnicas de secuenciación de última generación, lo que permitirá profundizar en los análisis de heterocigosidad genómica (medida de diversidad genética de cada individuo). EFEverde




Secciones:                
EFEverde, la plataforma global de periodismo ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com