PRESTIGE SENTENCIA

La sentencia por la catástrofe del “Prestige” pondrá fin a un largo proceso

La sentencia por la catástrofe del Prestige

La Coruña (España), (EFEverde).- La sentencia por los daños derivados del hundimiento del petrolero Prestige en noviembre de 2002 ante las costas de Galicia (noroeste), que se hará pública mañana, pondrá fin al largo proceso judicial sobre la mayor catástrofe medioambiental ocurrida en España.

La compleja instrucción del caso dilató diez años el comienzo del juicio por el accidente de este buque monocasco y el fallo será leído once años después de aquella tragedia por el magistrado Juan Luis Pía, presidente del tribunal que juzgó los hechos desde noviembre de 2012 hasta el pasado julio.

Este macrojuicio fue declarado visto para sentencia el pasado 10 de julio, después de ocho meses, 400 horas en 89 sesiones, y 204 declaraciones de testigos y peritos.

Están acusados el capitán del Prestige, Apostolos Mangouras; el jefe de máquinas del buque, su compatriota Nikolaos Argyropoulos, y el ex director general de la Marina Mercante José Luis López Sors, que se enfrentan a penas de cárcel de 5 a 12 años.

En concepto de responsabilidad civil la Fiscalía reclamó durante la vista oral 4.328 millones de euros (unos 5.800 millones de dólares) de indemnizaciones por los daños derivados de la ‘marea negra’ que produjo el hundimiento del buque.

Ninguno de los tres acusados irá a la cárcel aunque sean condenados, ya que tanto el fiscal como los letrados de las diversas acusaciones particulares así lo solicitaron, además de superar todos ellos los 70 años.

La Fiscalía argumentó durante la vista oral que la condena del capitán del buque es la única alternativa para conseguir que la operadora y la aseguradora del Prestige, Universe Maritime y London P&I Club, respectivamente, hagan frente a la totalidad de la póliza de 1.000 millones de dólares que tienen suscrita, y apuesta para ello por la aplicación del Código Penal español.

El 19 de noviembre de 2002, tras seis días a las deriva frente a Finisterre, en el extremo noroccidental de España, el Prestige, que operaba bajo bandera de Bahamas, se partió en dos y se hundió.

Provocó un vertido de más 67.000 toneladas de fuel que anegó las costas de Galicia y afectó a más de 1.700 kilómetros de litoral, desde Portugal hasta Francia.

Este suceso desencadenó la mayor respuesta solidaria de la sociedad civil en España frente a una catástrofe medioambiental, con miles de voluntarios de todo el país que se trasladaron a esa región del noroeste del país ayudar a limpiar a mano el crudo esparcido por las playas y rocas de la costa afectada. EFE

nac/ma/es




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com