ONU MEDIOAMBIENTE

El presidente de UNEA dice que los países deben invertir en educar, no en ejércitos

  • El costarricense Edgar Gutiérrez, recién elegido presidente del conocido como “Parlamento del medioambiente” (UNEA) repasa los desafíos a los que se enfrentan los gobiernos para revertir el alarmante deterioro del planeta

El presidente de UNEA dice que los países deben invertir en educar, no en ejércitos Gutiérrez (UNEA): la educación impulsa los cambios que necesita el planeta. EFE/N. Mounzer

Desirée García.- EFEverde.- El ministro de Medioambiente de Costa Rica y presidente de la segunda Asamblea de las Naciones Unidas para el Medioambiente (UNEA-2), Edgar Gutiérrez, cree que los países deberían "dejar de gastar su dinero en armas" e invertirlo en educar a su población para afrontar crisis como la del cambio climático.

En una entrevista con Efe, el nuevo presidente del conocido como “Parlamento del medioambiente” repasa los desafíos a los que se enfrentan los gobiernos para revertir el alarmante deterioro del planeta, empezando por la buena gestión de sus recursos.

Gutiérrez lidera desde ayer en Nairobi los debates del órgano de discusión medioambiental más importante del mundo, la UNEA-2, respaldado por su buena gestión ante un país modélico en la materia. “Costa Rica es el único país en el mundo que ha logrado revertir su deforestación”, subraya.

El país centroamericano pasó de ser todo bosque a tener solo el 27% de su superficie cubierta de vegetación a finales de la década de 1980. “Teníamos la tasa más alta de deforestación del mundo”, recuerda.

En la actualidad, el bosque ha ganado terreno hasta ocupar el 52% de la isla, remarca el ministro, doctorado en Biometría Forestal.

Edgar Gutiérrez, presidente de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medioambiente, "parlamento del medioambiente", en una intervención en la reunión de Nairobi (Kenia).

Edgar Gutiérrez, presidente del llamado “Parlamento del Medioambiente” de la ONU (UNEA),, en una intervención en la reunión de Nairobi (Kenia). EFE/Daniel Irungu

De la economía del café a la del ecoturismo

El origen de esta insólita recuperación se encuentra en una profunda crisis económica motivada por la caída de los precios del café, que llevó a Costa Rica a abrazar el ecoturismo como una de los principales pilares de su economía.

Aunque hubo otra razón, apunta Gutiérrez: “Logramos hacer todo lo que hemos hecho porque abolimos el Ejército”.

La desaparición de las fuerzas armadas en Costa Rica permitió invertir en el desarrollo urbano sostenible y en servicios básicos para la población.

“No tiene ningún sentido gastar dinero en armas. Imagine un país pobre como Nicaragua comprando aviones rusos. ¿Para qué? En lugar de matar, usen la plata para educar a la gente, y la gente educada va a tener ideas para salir de las crisis”, argumenta.

Desafío medioambiental

Latinoamérica experimenta actualmente graves problemas por el cambio climático, la deforestación y la contaminación ambiental, asuntos que la región va a defender de forma “activa y beligerante” durante la asamblea, dice.

Gutiérrez explicó el cambio de Costa rica, su país, de la economía del café a la del ecoturismo. En la foto, el Parque Nacional Corcovado.

Gutiérrez explicó el cambio de Costa rica, su país, de la economía del café a la del ecoturismo. En la foto, el Parque Nacional Corcovado. EFE

A escala global, el desafío medioambiental más acuciante de la humanidad es el de cambiar los hábitos de consumo. “Así, forzaremos a la industria a cambiar su producción”.

Asegura que eso ya ha empezado a ocurrir tras el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático (COP21), que ha llevado a la industria automovilística a empezar a construir coches eléctricos y, aventura, terminará por borrar el rastro de los vehículos que usan combustibles fósiles.

Debemos empezar a usar también de forma diferente los utensilios domésticos, cambiar nuestras dietas para no desperdiciar comida, no caer en las trampas de la moda actual: “¿Por qué me compro unas zapatos que me duran dos puestas en lugar de comprar zapatos que me duren más tiempo?”, pregunta.

Al frente de la UNEA-2

Este ministro de pasado investigador afronta desde ayer una total inmersión en la política internacional al frente de la UNEA-2, cuyo principal reto es convertirse en “esa gran sombrilla de acompañamiento político de los derechos medioambientales”.

A corto plazo, la UNEA debe consolidarse como un espacio útil para que ministros de todo el mundo deliberen “sobre el futuro que se nos avecina”.

El objetivo final es que grandes acuerdos como la Agenda 2030 que fija los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) tengan una “incidencia real” para impulsar los cambios que permitan que la vida siga en el planeta.

De entre ellos, destaca la “gran meta” de lograr erradicar la pobreza extrema en los próximos quince años.

“Si en 2030 no se ha erradicado, diremos a las nuevas generaciones que hemos fracasado, porque el esfuerzo que tendrán que hacer será doble o triple. Y eso será una injusticia intergeneracional”.

El cambio, recuerda, empieza en cada uno de nosotros con hábitos tan simples como el que el ministro costarricense practica cada día: “Yo, camino”. EFEverde




Secciones: