MEDIOAMBIENTE PREMIOS

Tres gobiernos autonómicos y una empresa de cruceros, premios Atila 2020

Peces muertos en playas del Mar Menor. EFE/Marcial Guillén

Ecologistas en Acción ha otorgado hoy su premio Atila ‘ex aequo’ a los gobiernos autonómicos de Andalucía, Madrid y Murcia por “la desregulación ambiental que están imponiendo” y su premio Caballo de Atila al mayor operador de cruceros del mundo, Carnival Corporation, el mayor operador de cruceros del mundo, por emitir “más óxido de azufre que todos los vehículos europeos en 10 años”.

Según el comunicado distribuido hoy por la organización ecologista, este año el jurado ha concedido además dos accésit especiales.

El primero es para el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente de la Región de Murcia, Antonio Luengo Zapata, por “no haber adoptado ni una sola medida de calado” respecto a la contaminación agrícola “origen del problema del Mar Menor“.

El segundo es compartido entre el gobierno autonómico vasco y a la empresa Verter Recycling 2002 por su “nefasta gestión” del vertedero de Zaldívar.

La organización conservacionista otorga estos peculiares reconocimientos desde 1992 para “distinguir y denunciar” a personas, entidades o proyectos que más hayan destacado en “su contribución a la destrucción del medioambiente”, on la esperanza de que “llamen a la reflexión a los galardonados” sobre el deterioro ambiental y social del planeta.

Argumentos del jurado

En el caso del premio Atila, el comunicado precisa que los responsables de las tres CCAA citadas se han “escudado en la crisis sanitaria y económica provocada por la COVID-19” para modificar la normativa ambiental y urbanística en favor de “la especulación urbanística, incluso de los últimos espacios naturales bien conservados” y ahondando en “un modelo económico contaminante y de gran impacto ambiental y social” que agrava “la pérdida de biodiversidad y la crisis climática”.

Respecto al premio Caballo de Atila, recuerda que la empresa británica-estadouniense-panameña Carnival Corporation, que “domina el crucerismo europeo” y “ha sido salvada de la crisis por el fondo soberano saudí” fue multada por delitos ambientales en 2019, con vertido de plásticos y aguas de desecho, falsificación de documentos e intento de influir en la Guardia Costera para cambiar parámetros ambientales, entre otros.

A Antonio Luengo Zapata le reprocha, en el problema del Mar Menor ,”conseguir que buena parte de los científicos que formaban parte del Comité Científico abandonaran el mismo por inoperante” y que las dos principales organizaciones ambientales murcianas, entre ellas la propia Ecologistas en Acción, abandonaran igualmente el Consejo Asesor Regional del Medio Ambiente “por no cumplir sus funciones consultivas y de participación”.

Además, recuerda que derogó la Ley de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad ambiental en ese entorno y la sustituyó con otra de protección integral del Mar Menor que “protege más a la agroindustria y los sectores económicos que a la laguna salada”.

Finalmente, a Verter Recycling 2002 le responsabiliza por la muerte de dos trabajadores, aún no rescatados bajo el derrumbe de basura del vertedero de Zaldívar.

También, por “poner en riesgo la vida de miles de personas” en esta localidad, además de en Ermua y en Eibar por las emisiones tras los incendios que se produjeron a partir del pasado 6 de febrero, mientras el ejecutivo vasco “permitió y consintió graves irregularidades en la gestión”. Efeverde.




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com