PORTUGAL ANIMALES

Una asociación lusa logra que 700 animales salvajes hayan sido apadrinados

Una asociación lusa logra que 700 animales salvajes hayan sido apadrinados Un gavilán vuela sobre una plantación de soja. Foto de Archivo. EFE/Sebastião

La asociación lusa CERVAS, con sede en el Parque Natural Sierra de Estrela de Portugal -próximo a Salamanca- ha logrado que 700 animales salvajes, sobre todo aves, hayan sido apadrinados y, una vez curados, puestos en libertad.

Se trata del Centro de Ecología, Recuperación y Vigilancia de Animales Salvajes Sierra de Estrela (CERVAS), en el municipio portugués de Gouveia, donde han creado un hospital para animales salvajes.

Para poder financiar la cura de los animales heridos, hace ya diez años que lanzaron la idea de apadrinarlos y conseguir así donativos de numerosas partes del mundo.

Uno de los responsables del centro, Ricardo Brandao, explicó hoy a EFE que “el apadrinamiento mínimo es de 15 euros, aunque puede haber una aportación mayor” y, a cambio, el padrino recibe un diploma y puede estar presente cuando el animal sea liberado.

Además, quien decide apadrinar un animal salvaje accede a las rutas de avistamiento que facilitamos desde aquí“, añade Brandao.

El pasado viernes, por ejemplo, se soltó una garduña que había llegado al centro tras ser atropellada por un coche y que fue apadrinada por un turista noruego.

Las aves, los animales salvajes más beneficiados por la iniciativa

Hay animales que son apadrinados por varias personas, como un águila ratonera que llegó a la sede de CERVAS con un ala rota tras recibir un disparo y que hoy mismo será puesta en libertad en presencia de 800 escolares de Gouveia.

De momento, la iniciativa está sirviendo para salvar a decenas de animales que son encontrados heridos, algunos en muy mal estado, y para mantener un hospital de animales salvajes con veterinarios, biólogos y varios voluntarios.

La anécdota mas curiosa les sucedió hace un año, cuando llegó al centro un macho adulto de águila pescadora -en peligro de extinción- que se había electrocutado en la costa lusa de Figueira da Foz.

Nos dimos cuenta de que el animal, de 17 años, había sido marcado por un grupo de científicos alemanes, con los que nos pusimos en contacto“, asegura Brandao.

El 63 % de los animales que llegan al centro son puestos en libertad y el resto, los que no están en condiciones para volver a la naturaleza, se quedan para ser cuidados y alimentados con las donaciones de los apadrinamientos, procedentes no sólo de Portugal, sino también de países como Holanda, Bélgica o Francia.

Azores, gavilanes, mochuelos, cárabos, lechuzas o milanos son algunas de las muchas aves recuperadas en este entorno, que también cuenta con el patrocinio de diferentes empresas. Efeverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com