DESARROLLO SOSTENIBLE

Experto aboga por políticas y modelos que respeten los límites planetarios

Una mariposa se posa sobre una flor en India. EFE/ HARISH TYAGI

Crear nuevas políticas, teorías, prácticas y modelos comerciales que respeten los límites del planeta resulta “clave” para afrontar el desafío generacional actual al que “nos enfrentamos” y, por ello, “los jóvenes se están manifestando y sus hijos nos preguntarán ¿qué hicimos al respecto?”.

Así lo ha puesto de manifiesto el analista de datos del ‘Doughnut Economics Action Lab’ e investigador de la Universidad de Leeds, Andrew Fanning, quien ha participado este martes en el encuentro virtual titulado ‘¿Una vida digna compatible con los límites planetarios?’, organizado por el Foro de Transiciones a través de la Casa Encendida.

Fanning ha apuntado que “a medida que empecemos a salir de la emergencia sanitaria, tenemos una oportunidad para aplicar mejores ideas”, que pasan por “transformar la mentalidad de la economía que nos guio en el pasado”.

“Hemos heredado una mentalidad económica reduccionista del siglo pasado que nos decía que la economía es esencialmente el mercado y la Humanidad se comporta como un hombre económico racional que está solo con dinero en la mano, ego en el corazón, una calculadora en cabeza y el mundo natural a sus pies”, ha afirmado.

Así, “la medida de éxito de la economía es el crecimiento sin fin del Producto Interior Bruto (PIB), sin importar lo rica que sea una ciudad o nación porque el sistema económico actualmente depende de una expansión sin fin”, ha apostillado.

En su opinión, este enfoque reduccionista en las personas, la optimización y la expansión sin fin “no nos sirve en esta era de complejidad global” y, de hecho, “ha alimentado algunas de las crisis a las que nos enfrentamos ahora”.

Emergencia climática

“Tenemos una emergencia climática con terribles incendios forestales en Australia, California y en el Amazonas; huracanes y tormentas desde Nueva Orleans hasta Bangladés y ahora estamos en medio de una pandemia global con impactos sociales y económicos sin precedentes”, ha lamentado

Estos impactos, añade, “están afectando de manera desigual en función de la edad, raza, género, riqueza y poder en el norte y en el sur”, y estas crisis repetidas “nos dicen que estamos profundamente conectados el uno con el otro y que son el resultado de los mismos extremos que hemos creado”.

Ha puesto de ejemplo la figura de un donut para que acoja todas las necesidades de las personas dentro de los límites del planeta sin dejar a nadie atrás en lo esencial de la vida: comida, agua, salud, vivienda, política e igualdad social, unas prioridades, señala, que se extraen de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas (ONU).

Crisis ecológica y social

La cita también ha contado con la presencia de la antropóloga, activista ecofeminista y presidenta del Foro de Transiciones, Yayo Herrero, quien ha asegurado que “no podemos mirar la crisis ecológica separada de la social” porque “somos seres radicalmente ecodependientes y lo que le pasa a nuestra especie globalmente es lo mismo que le pasa al conjunto de la Tierra”.

España, indica, “no sólo tiene un problema que afecte al binomio energía-clima”, sino que en este momento “tenemos también que afrontar la restitución de los equilibrios vitales en término de suelos, biodiversidad, de sistemas naturales y alimentarios”, así como “potenciar una resiliencia para todas las personas y para el resto de mundo vivo”. EFEverde

 




Secciones: