BANDERAS AZULES

Las playas tendrán más tiempo para izar bandera azul y adaptarse a COVID-19

playas covid-19 Foto de archivo. EFE/Carlos Barba

Las playas tendrán este año más margen de tiempo para izar la bandera azul y adaptar los criterios a la normativa surgida como consecuencia de la COVID-19, y deberán limpiar y desinfectar diariamente las papeleras y depositar correctamente los residuos asociados a la pandemia.

La Adeac, organización responsable de asignar en España banderas azules en las playas, ha publicado hoy dos guías con recomendaciones para su adaptación a los criterios que exige la crisis sanitaria, y otra que ayudará a los socorristas a evitar los contagios  por la COVID-19

 Para ayudar a los municipios litorales y puertos deportivos a cumplir con los criterios de la bandera azul en la “nueva normalidad” tras la crisis sanitaria, la Adeac ha elaborado un documento adaptado a la nueva normativa por la COVID-19 con aportaciones de municipios y de técnicos y expertos, así como recomendaciones del Jurado Internacional y de protocolos de países vecinos.

La guía incorpora la normativa sobre uso de las playas y recomendaciones para su apertura tras la pandemia elaboradas por el Ministerio de Sanidad, así como la opinión de expertos consultados y establece que en todo momento deberá seguirse lo que establezca el Gobierno o las autoridades competentes en cada nivel. 

Para que los ayuntamientos y puertos deportivos con bandera azul 2020 dispongan de más tiempo para adaptarse a las medidas propuestas por el Gobierno, la fecha para izar la insignia de inicio de la temporada 2020 podrá retrasarse hasta el 15 de julio.

Cualquier medida de limitación del espacio que implique la colocación de elementos en la arena deberá ser autorizada por el órgano competente en materia de Costas, al igual que cualquier modificación del plan de usos de la playa. En todo caso, deberá cumplirse la Ley de Costas y su reglamento, en cuanto a distancias y superficies máximas permitidas. 

Se recomienda retirar las papeleras de la arena, ubicándolas en la zona posterior de la playa (paseo marítimo, accesos principales, aparcamientos, etc.) e informar a los usuarios para que tiren sus residuos en un recipiente o una bolsa cerrada. Las papeleras se deberán limpiar y desinfectar diariamente. 

Guantes, mascarillas, servilletas manchadas con gel hidroalcohólico, etc, deberán depositarse siempre en bolsa cerrada y en el contenedor de restos o en un contenedor específico para ello. 

Si en la playa se establecen accesos diferenciados de entrada y salida, y se amplía en algunos puntos el ancho de las pasarelas, podrá disminuirse el número de pasarelas de acceso a la playa. Se aconseja el uso obligatorio de calzado adecuado en las mismas.

Se comparte la necesidad de reforzar la limpieza y desinfección en los elementos y superficies de los WC y servicios similares, de acuerdo con lo que establezcan las comunidades autónomas y el ministerio de Sanidad. 

Si hiciera falta poder cumplir las medidas higiénico-sanitarias y el control de entrada de los WC que algún municipio tuviera que reducir el número de los WC en la playa este verano, se informará a Adeac de los motivos.

Salvo en playas aisladas o situadas en espacios naturales protegidos, que no cuenten con red de saneamiento cercana, se recomienda no usar los WC químicos. En la medida de lo posible, en el resto de playas, se irán sustituyendo los módulos químicos por los conectados al alcantarillado fuera de la arena, que deberán contar con los permisos correspondientes. 

Se desaconseja “vivamente” la existencia de duchas o lavapiés en las playas, porque dichas instalaciones suponen un gasto de agua y un posible foco de contagios innecesario por posibles de virus en los pulsadores y en el plato de la misma.  

Los espacios utilizados y el equipamiento de uso rotatorio deberían desinfectarse antes de ser ocupados por un nuevo usuario, siguiendo el protocolo de limpieza y desinfección del mobiliario susceptible de uso por los bañistas. 

Se insta a sustituir las duchas accesibles por puntos de agua dulce con manguera flexible, más cómodos de utilizar y más higiénicos. 

En cuanto a los baños adaptados, en caso de alta demanda, se recomienda un sistema de cita previa (por teléfono, página web o solicitándolo en el propio punto adaptado).

Se deben actualizar los conocimientos de los guardavidas (socorristas acuáticos) y adaptar los procedimientos cuando el contacto sea inevitable para disminuir al máximo las posibilidades de contagio.

El salvavidas que ha realizado el rescate no debe hacer los primeros auxilios y sí otro profesional con protección más completa y EPI adecuados. 

Deberán contar con el material de protección necesario y formación para su uso correcto, especialmente guantes, mascarillas y toallitas desinfectantes.

Se debe evitar compartir la enfermería con otras personas, salvo en casos excepcionales y es necesario asegurar una ventilación adecuada con aire exterior en el puesto de socorrismo. EFEVerde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com