BIODIVERSIDAD WWF

Planeta Vivo señala al sistema alimentario como causa principal degradación ambiental

  • El estudio de la organización conservacionista mide la biodiversidad con el seguimiento de más de 14.000 poblaciones de más de 3.000 especies de vertebrados

Planeta Vivo señala al sistema alimentario como causa principal degradación ambiental Captura del informe Planeta Vivo de WWF

Efeverde.- España ocupa el puesto 22 en la clasificación mundial de la huella ecológica (HE), un lugar "alto" aunque ha disminuido desde 2007, según el informe Planeta Vivo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), que también acusa al sistema alimentario de ser "la principal causa de degradación ambiental".

La mejora de estos datos “se debe sobre todo a la crisis económica, que ha frenado un modelo de producción desenfrenado”, según el director de conservación de WWF España, Enrique Segovia, encargado de la presentación hoy en Madrid de este documento de alcance global.

Segovia ha insistido en que “siempre que ha habido parones económicos en nuestro país, se ha producido un descenso tanto de la HE como de las emisiones de CO2”, aunque “lo deseable” es que esta disminución se produjera por la aplicación de “políticas activas” en favor del medioambiente.

China, EE.UU. e India son los países con mayor HE total, aunque si se considera la HE per cápita la clasificación la encabezan Luxemburgo, Australia y Estados Unidos.

El informe recuerda que, si todos los habitantes del mundo consumieran recursos al mismo ritmo que España, serían necesarios 2,1 planetas para satisfacer la demanda global, aunque la situación empeoraría si ese consumo fuera equivalente al de EE.UU. -entonces se precisaría 4,8 planetas- o al de Australia -5,4 planetas-.

Degradación ambiental

Planeta Vivo del WWF

Planeta Vivo del WWF

El estudio de la organización conservacionista, que se publica bianualmente, mide la biodiversidad con el seguimiento de más de 14.000 poblaciones de más de 3.000 especies de vertebrados -mamíferos, aves, peces, anfibios y reptiles-.

Con los datos recogidos, se ha constatado una disminución de casi el 58 % de especies entre 1970 y 2012: un 36 % de las marinas, un 38 % de las terrestres y un 81 % de las de agua dulce.

Como principales amenazas para la biodiversidad, el informe señala la pérdida y degradación de hábitats, la sobreexplotación, la contaminación, las especies invasoras y las enfermedades.

Para el año 2020, el informe prevé un declive aún mayor que, en el peor escenario, podría alcanzar hasta el 67 % de especies “en tan sólo medio siglo”, ha recalcado Segovia, quien ha definido los datos como “una llamada clave y urgente para frenar la pérdida de biodiversidad”.

Pese a este panorama, ha explicado que aún hay “signos de esperanza” como el retorno de grandes carnívoros a Europa gracias a la Directiva Hábitats con figuras de protección como Red Natura 2000 que, en el caso de España, ha permitido registrar “incrementos de poblaciones de lince ibérico, lobo y oso pardo”.

Agricultura

Segovia ha subrayado también la importancia de cambiar el sistema alimentario porque es “uno de los factores determinantes en la pérdida de hábitats” al provocar pérdida de suelos, sobreexplotar las especies disponibles y ser una de las principales fuentes de emisión de gases de efecto invernadero, cuando el 75 % de la oferta de alimentos del mundo proviene de 12 plantas y especies animales.

La agricultura, que ocupa el 34 % de la superficie de la Tierra, es responsable del 69 % de las extracciones de agua dulce y “genera casi una tercera parte de las emisiones de gases de efecto invernadero”, ha añadido la responsable del programa de aguas y agricultura de WWF España, Eva Hernández.

Hernández ha denunciado que, en España, son grandes humedales protegidos como Doñana o Las Tablas de Daimiel los “principales sufridores” de la sobreexplotación de agua para producción agrícola mientras que el incremento de la masa forestal, hasta el punto de que los bosques ocupan ya una cuarta parte de la superficie nacional, se ha producido “por simple abandono y no ha mejorado su calidad; al contrario, ha aumentado el riesgo de incendios”.

El informe concluye advirtiendo de que la Tierra está entrando en una nueva era geológica bautizada como “Antropoceno”, porque las transformaciones que causa el ser humano provocan impactos “visibles en una sola generación” por lo que “queda poco tiempo” y es responsabilidad de “políticos, empresas y ciudadanos” cambiar la situación. Efeverde

BOSQUES




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies