MALTRATO ANIMAL

Expertos recuerdan que “los perros no se suicidan”

Un perro se asoma a una ventana de la "casa de bamb√ļ" en Madrid. EFE/V√≠ctor Lerena

Efeverde.-¬†Los perros no se suicidan porque este acto “presupone voluntad de llegar a la muerte por parte del individuo que lo ejecuta y un animal no la tiene, s√≥lo posee instintos”, han asegurado a Efe varios expertos en comportamiento animal.

Un escrito remitido por la Fiscal√≠a General de Medio Ambiente a la Polic√≠a Municipal de Madrid el pasado 9 de septiembre requiere que “profundice la investigaci√≥n” en varios atestados de perros muertos “que podr√≠an ser calificados como de ‘suicidios caninos'”.

Seg√ļn el texto, estos supuestos “anteriormente no ten√≠an lugar o, si ocurr√≠an, eran casos bastante aislados”, aunque “√ļltimamente” se han sucedido con una “frecuencia llamativa” en distritos perif√©ricos de Madrid.

Se trata de al menos tres casos de perros que se precipitaron al vacío desde balcones de pisos altos y otro en el que el can se asfixió con una bolsa de plástico.

Reacción a situaciones extremas

Sin embargo, Alberto D√≠ez, portavoz de la Asociaci√≥n Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA), ha asegurado a Efe que la palabra suicidio “lleva a pensar en un contexto determinado, un paralelismo con la actitud humana” cuando en realidad “un perro no tiene capacidad de decisi√≥n sobre su futuro” y en consecuencia no puede plante√°rselo.

balcon

Un perro en el balcón de su casa ante la humareda del incendio originado en el ayuntamiento gallego de Entrimo a primeros de septiembre. EFE/Brais Lorenzo

S√≠ podr√≠a llegar a saltar desde un balc√≥n “como reacci√≥n a una situaci√≥n extrema por hambre, sed o calor…, pero incluso entonces, sin conciencia de que eso le provoque la muerte; al contrario, es un acto de supervivencia, buscando huir de una amenaza”.

Enrique Sol√≠s, director de¬†LealCan Adiestramiento, tambi√©n ha explicado a Efe que “ning√ļn perro se suicida” e incluso “es raro que salte desde una terraza”, pues eso sucede cuando el animal sufre un “elevado” nivel de ansiedad o estr√©s, ve al due√Īo y brinca para reunirse con √©l.

Sin embargo, “los perros perciben la altura y tienen miedo a hacer esto, a no ser que sea un piso bajo”.

Respecto al caso de asfixia “no tiene sentido”, pues, aunque se conocen casos en los que la cabeza queda presa porque el perro la introduce en un sitio estrecho, “es muy dif√≠cil que meta la cabeza en una bolsa, que adem√°s debe tener comida para que le llame la atenci√≥n, y luego se haga el vac√≠o y no pueda sacarla”.

La depresión, incompatible

Algunos expertos afirman que la mascotas pueden deprimirse igual que los humanos por estados “de conflicto emocional y de ansiedad, cuando las posibilidades de reaccionar frente a un conflicto no tienen eficacia”, seg√ļn cuenta a Efe Miguel Ib√°√Īez.

Este profesor de la Facultad de Veterinaria y director del¬†Centro de Medicina de Comportamiento Animal¬†de la Universidad Complutense de Madrid subraya que la relaci√≥n social es “una de las grandes necesidades” del perro, que ante una depresi√≥n puede reaccionar con tristeza, apat√≠a, menor actividad y apetito y alteraci√≥n del sue√Īo.

Pero las relaciones incontroladas que “tienen que ver con la agresividad o la destructividad” como el propio suicidio son “incompatibles con la depresi√≥n”.

D√≠ez cree que “en el fondo es un problema de alarma: no se investig√≥ suficiente los primeros casos y ahora ha llamado la atenci√≥n”, por lo que pide un estudio profundo de lo ocurrido.

La propia Fiscal√≠a advierte en su escrito sobre la posibilidad de que se trate de un “nuevo modus operandi” para ocultar malos tratos bajo aparentes suicidios.

Malos tratos

“Hay casos brutales”, apunta Sol√≠s, como “el que conocimos hace poco de un perro que hab√≠a sido golpeado en la cabeza y enterrado en el campo bajo un mont√≥n de piedras, pensando que lo hab√≠an matado” pero “por fortuna unos campistas lo encontraron, lo desenterraron, rescataron y llevaron a un veterinario, se recuper√≥ y hoy vive con una familia”.

“Nosotros trabajamos con l√≠neas de adiestramiento en positivo para concienciar de todo esto desde hace 21 a√Īos y me gustar√≠a pensar que hemos reducido el porcentaje de malos tratos en Espa√Īa”, a√Īade.

Existen distintos tipos de maltrato canino que, seg√ļn D√≠ez, afectan especialmente a los animales de guarda y de caza en los que “aunque no quiero estigmatizar colectivos, porque hay de todo, s√≠ es frecuente cosificar a animales que no son tanto de compa√Ī√≠a sino utilitarios” y est√°n presentes en la vida del due√Īo “s√≥lo en funci√≥n de un uso concreto, no como seres vivos que requieren tiempo y recursos para atenderlos”.

En los animales de compa√Ī√≠a, los problemas “no suelen nacer de un prop√≥sito de voluntariedad sino de males decisiones” como por ejemplo “dejar mucho tiempo solo al perro porque los padres trabajan y los hijos est√°n en el colegio y nadie puede ocuparse de √©l”.

En todo caso, los expertos han pedido una actualizaci√≥n y mejora de las leyes de malos tratos a los animales, el √ļltimo ejemplo de los cuales es la Ley de Protecci√≥n de los Animales de Compa√Ī√≠a aprobada a finales de julio en la Comunidad de Madrid que proh√≠be desde entonces los collares de ahorque, pinchos y el√©ctricos.

Perros de moda

labrador

Cachorro de perro labrador. EFE/Gary Rothstein

Por todas estas razones, desde ANDA se aconseja¬†pensar “mucho” antes de comprar o adoptar un perro porque no s√≥lo hay que asumir las obligaciones que supone tener uno sino analizar qu√© raza se adec√ļa mejor a la forma de vida de su futuro due√Īo pues “no es lo mismo un animal al que le basta con corretear por el pasillo para hacer ejercicio que otro que necesita largos paseos por el campo para desarrollarse f√≠sicamente“.

En ese sentido, D√≠ez alerta contra las modas pues “en los 80 todos quer√≠an un pastor alem√°n o belga; en los 90 la novedad eran los n√≥rdicos como el husky; luego hasta 2007 m√°s o menos se estilaban perros peligrosos como el dogo o el bulldog argentino, que requieren mucho ejercicio y educaci√≥n…”

En la actualidad, en vivienda urbana, las razas de moda son bich√≥n malt√©s, bulldog franc√©s y labrador “√©ste √ļltimo muy publicitado por ser imagen de una conocida marca”¬†de papel higi√©nico.

Lo peor es que “al final, todo termina siendo un mercado y el perro se convierte en un producto de consumo m√°s, en lugar de un ser vivo que reclama nuestro cari√Īo y atenci√≥n”, se lamenta. Efeverde

 

 




Secciones:                
Periodista y escritor, con cerca de 40 a√Īos de experiencia, siempre interesado en la Naturaleza, la ciencia y las nuevas tecnolog√≠as.