GREENPEACE ÁRTICO

Pérez Orsi (Greenpeace): defendimos el Ártico a un precio personal muy alto

Pérez Orsi (Greenpeace): defendimos el Ártico a un precio personal muy alto

El marino argentino Hernán Pérez Orsi, uno de los 30 miembros de Greenpeace encarcelados dos meses en Rusia por su defensa del Ártico, cree que su acción de protesta ha reabierto el debate sobre la explotación petrolífera en el Polo Norte, aunque "lamentablemente a un precio muy alto" para ellos y sus familias.

El argentino, que perdió quince kilos durante su cautiverio en una prisión de San Petersburgo, expresa en una entrevista con EFE su tristeza e indignación después de que Rusia realizase su primer envío de petróleo extraído del Ártico, el pasado día 18, de la plataforma flotante Prirazlómnaya, operada por el consorcio Gazprom.

En septiembre de 2013 el rompehielos de Greenpeace “Arctic Sunrise” intentó obstruir la explotación de la plataforma rusa, a la que se intentaron encaramar sus activistas, acción que terminó con la detención de sus treinta tripulantes, entre ellos Pérez Orsi.

El rompehielos "Arctic Sunrise" de la organización ecologista Greenpeace a su llegada a tierra tras haber sido remolcado por las autoridades rusas, en la Bahía de Kola, a 40 kilómetros de Murmansk (Rusia) el 24 de septiembre de 2013. EFE/Angela Kolyada

El rompehielos “Arctic Sunrise” de la organización ecologista Greenpeace a su llegada a tierra tras haber sido remolcado por las autoridades rusas, en la Bahía de Kola, a 40 kilómetros de Murmansk (Rusia) el 24 de septiembre de 2013. EFE/Angela Kolyada

 

Greenpeace cree que la infraestructura es una amenaza para la zona y ha pedido a la ONU que declare el Ártico un santuario donde esté prohibido extraer petróleo y la pesca intensiva, igual que en la Antártida.

A juicio de Pérez Orsi, de visita en España para asistir a la presentación de la nueva campaña ártica de la ONG conservacionista, la protesta sirvió para “tocar una campana” (llamar la atención) acerca del problema.

“Era difícil pensar que por nuestra protesta se fuera a detener la actividad pero sí hemos logrado que la cuestión se expusiera, lamentablemente a un precio muy alto para todos nosotros y nuestras familias”, añade el marinero profesional, algunos de cuyos compañeros encarcelados aún arrastran secuelas psicológicas.

Incomunicación y aislamiento

Durante dos meses estuvieron incomunicados y aislados en celdas de alrededor de cuatro metros cuadrados de superficie, de las que sólo salían una hora al día a otra celda de iguales proporciones pero sin enseres y con una barra en el centro para hacer ejercicio.

La barra servía para caminar en círculo y correr, aunque “no muy rápido porque te mareabas”, sonríe Pérez Orsi con cierta tristeza, que define lo ocurrido como una auténtica tortura psicológica.

El suelo y las paredes estaban heladas, continúa, pero lo “más duro era el aislamiento y hacer una sola llamada telefónica cada quince días a la familia”, explica el activista, casado y con una hija, que retomó en la prisión el hábito de fumar después de diez años de abstinencia.

Apoyo unánime

A ello se añadía el expediente “irreal y de fantasía” -en el que el Gobierno ruso acusaba a los treinta activistas de piratería-, porque “la falta de confianza en esa Justicia generaba una angustia terrible, no sabía cómo ibas a acabar”.

Agradece en este sentido el apoyo recibido por otras oenegés, personalidades de todo el mundo y “gente común” para reclamar su liberación, una ciudadanía en la que tiene plena confianza para conseguir un mundo más justo.

“Es nuestra responsabilidad como individuos y como sociedad ejercer presión para que los políticos lleven lo relevante a sus agendas y lograr una legislación conjunta que consiga un santuario en el Ártico“, una petición que ya han firmado más de cinco millones de personas en todo el mundo, 250.000 de ellas en España.

“Uno debe encarar cada decisión de Estado en cómo afecta al clima, a toda la Humanidad, sobre todo las políticas energéticas. Si hoy no se piensa en las renovables y tiene una responsabilidad de Gobierno, es un criminal”, concluye el activista.




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies