Pekín acusa ahora a la quema de rastrojos de la contaminación

CHINA CONTAMINACIÓN

Pekín acusa ahora a la quema de rastrojos de la contaminación

Pekín acusa ahora a la quema de rastrojos de la contaminación Contaminación en la ciudad de Jianjin. EFE/Diego Azubel

La ciudad de Pekín se encuentra nuevamente en alerta amarilla por elevados índices de contaminación, los peores en los últimos tres meses, algo que las autoridades atribuyen a la quema de rastrojo en las provincias vecinas, aunque la explicación ha causado escepticismo entre la ciudadanía.

La alerta fue declarada por el Observatorio Meteorológico de Pekín este miércoles, y continuará hasta mañana, a raíz de que el nivel de partículas finas inferiores a 2,5 micrones de diámetro alcanzara más de 300 microgramos por metro cúbico, una situación que también se sufre en otras áreas del norte del país.

Según el buró de protección medioambiental de Henan, una de las provincias afectadas, la principal causa de la polución de estos días no es la actividad industrial o el tráfico, sino la habitual práctica, después de las cosechas, de quemar pajas y rastrojos. Se se calcula que sólo en Henan hubo cerca de 8.000 hogueras de este tipo la semana pasada.

 Sin embargo, según la agencia oficial Xinhua, los ciudadanos de Pekín y otras ciudades del norte no se acaban de creer que ésta sea la causa de la contaminación actual, ya que la quema de rastrojos se practicaba mucho más hace 20 años, en un tiempo en el que no había apenas “smog” en la región.

La niebla contaminante que afecta a Pekín reduce a menos de mil metros el radio de visión, lo que ha obligado a las autoridades de control de tráfico a cerrar varias carreteras que enlazan la capital con las provincias vecinas.

Se aliviará la situación

Los meteorólogos han anunciado que la entrada de un frente frío procedente del noroeste de China aliviará en los próximos días la situación, aunque por ahora continúan las medidas de prevención y se ha pedido a las escuelas que limiten las clases de educación física y eviten las actividades en el exterior.

Pekín y otras áreas del norte de China han prometido grandes inversiones para reducir el grave problema de contaminación que sufre esa zona del país, aunque han señalado que los resultados no se verán hasta pasados unos años.

Por ello, se espera que índices aún más altos de polución que los que se viven hoy en la ciudad se sufran el próximo invierno, pues es en esa estación cuando se producen las peores crisis de contaminación en el norte del país, a consecuencia del uso masivo de calefacción alimentada por carbón. EFEverde




Secciones: