FRANCIA TRANSPORTE

El peaje de las autopistas de Francia variará según lo que contamine el coche

  • Supondría incrementos para los más contaminantes, los diesel con mayores emisiones

El peaje de las autopistas de Francia variará según lo que contamine el coche Una autopista francesa. EFE/Mathieu Cugnot

EFEverde.- El Gobierno francés está negociando con las concesionarias de las autopistas el establecimiento de peajes que variarán en función del nivel de contaminación de cada vehículo, con una penalización para los diesel por sus emisiones en micropartículas.

El periódico “Le Journal du Dimanche” ha revelado el contenido de estas negociaciones, que según una fuente próxima al Ejecutivo “se han vuelto más constructivas aunque se trabaje en una revisión profunda de los contratos” con las sociedades concesionarias.

Las conversaciones, que se habían endurecido por los reproches del Gobierno sobre la renta de las sociedades de autopistas a las que se amenazó con una nacionalización, se centran en establecer un sistema de peajes modulados.

Eso se traduciría en “débiles subidas de precios” para los llamados “vehículos limpios” (eléctricos, híbridos, pero también a los que comparten coche), lo que se compensaría con incrementos más elevados para los más contaminantes, y en particular los diesel con mayores emisiones.

El Ejecutivo podría presentar el nuevo dispositivo poniendo el acento en las leves alzas de los peajes para los coches limpios en coherencia con su política medioambiental.

El problema es que los peajes diferenciados necesitarían una identificación de los vehículos en los peajes, lo que necesitaría, por ejemplo, una viñeta que los clasificara por nivel de contaminación.

Para eso se podría aprovechar el trabajo llevado a cabo desde hace un año por el Ministerio de Ecología para prohibir la circulación de los vehículos con más emisiones cuando se producen picos de contaminación.

La nueva tasa de carbono

Francia aplicará a partir del próximo 1 de enero una nueva fase de la llamada “tasa de carbono” que va a incrementar la fiscalidad de las fuentes de energía que emiten dióxido de carbono (CO2).

En la práctica, eso va a encarecer el precio del gas, del fuel, de la gasolina y sobre todo del gasóleo (2,4 céntimos de euro por litro en este último caso).

Además, los vehículos diesel tendrán que abonar otra tasa de 2,4 céntimos de euros por litro para compensar el abandono de la llamada “eco-tasa” que iba a gravar a los camiones que circularan por vías libres de peaje.

Además, “la tasa de carbono” sobre los carburantes volverá a incrementarse en las mismas proporciones en 2016. EFEverde




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies