LOBO IBÉRICO

Pastores y ganaderos reclaman ser escuchados en negociaciones sobre el lobo

Un pastor con sus ovejas. EFE/Raúl Sanchidrián

Representantes del pastoreo y de la ganadería extensiva han entregado en el Ministerio de Transición Ecológica un manifiesto para que se les deje participar en las negociaciones para incluir al lobo ibérico en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESRPE).

En el escrito, titulado “Por un futuro para el pastoreo” y avalado por más de 300 firmas, asociaciones y entidades que representan a pastores y ganaderos españoles cuestionan la legalidad con la que el pasado 5 de febrero se aprobó la protección especial del lobo en toda España, una decisión que, aseguran, pone en peligro “el futuro de muchas personas que apuestan por este modo de vida”.

“Esto va más allá de un debate lobo sí/lobo no. No queremos el exterminio de ninguna especie, el pastoreo en esencia protege y promueve la vida, en el campo. Se trata de que una vez más se nos arrebata nuestro papel en ello, nuestro poder de gestión y autonomía”, aseguran los firmantes del manifiesto, que anuncian nuevas movilizaciones y encuentros para proteger el pastoreo y la ganadería extensiva.

Advierten además de que decisiones como la de aumentar la protección del lobo llevan a muchos jóvenes a abandonar el oficio de pastores, a muchas explotaciones al cierre, al deterioro de los ecosistemas vinculados a esta actividad “y a la intensificación hacia un modelo de ganadería industrial y macrogranjas”

“Tierra de ovejas, cabras y ganado que trashuma”

Recuerdan que la ganadería extensiva representa “una forma de mantener pueblos vivos, montañas habitadas, comunales en uso y un rico patrimonio de culturas de manejo, nombres y fiestas, de soberanía alimentaria” y que la lucha contra el cambio climático también pasa por mantener “un campo vivo y pastoreado” en un país ” que es mayormente tierra de ovejas y cabras y de ganados que trashuman”.

En el manifiesto se reivindican “planes de gestión claros, con participación del sector y transparencia, y que se dispongan medidas reales que se ajusten a cada territorio para el impacto que los predadores suponen”, y se comunica el apoyo “a un movimiento por la tierra, pastoralista, contra el cambio climático, por la agroecología y un futuro rural” que, subrayan, no va a aceptar “imposiciones”.

“Nuestro mensaje no es en absoluto el de muerte al lobo. Solo pedimos que se nos tenga en cuenta y consulte y formas de control”, ha señalado Javier Colmenarejo, presidente de la Federación de Pastores, mientras que para Kaelia Cotera, joven pastora de Picos de Europa, “el tema del lobo es una expresión y una vuelta de tuerca más de la precariedad y ninguneo administrativo en la que está el pastoreo.”

María Bueno, pastora del Pirineo, ha criticado por su parte la “negligencia” con la que, según dice, está actuando el Miteco “viendo solo una cara de la moneda” y olvidando que “el pastoreo y la ganadería extensiva es la solución a la transición ecológica a la que se pretende llegar”. EFEverde




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com