NATURALEZA OCIO

Pasear bajo las estrellas o cuidar burritos, planes del verano con mascarilla

Imagen cedida por Asociación Dejando Huella en Mataelpino. EFE Imagen cedida por la Asociación Dejando Huella en Mataelpino. EFE

Mar Morales y Rafael González.- EFEverde.- Caminar bajo las estrellas, cuidar de burritos o participar en voluntariados ambientales se alzan como algunas iniciativas veraniegas para seguir disfrutando de los encantos que proporciona la naturaleza pero, eso sí, sin perder de vista la mascarilla y respetando la distancia de seguridad impuesta por la crisis sanitaria.

Evitar las horas centrales del día para descubrir los secretos del bosque ya es posible gracias a propuestas como el senderismo nocturno por parajes escarpados y vistas de ensueño, bajo la luz de las estrellas, de la mano de asociaciones como Natursierra, que cuentan con distintas rutas donde también tiene cabida el gel hidroalcohólico, entre otras precauciones.

Adentrarse en áreas de alta montaña como Picos de Europa, Guadarrama o Sierra Nevada a través de un voluntariado ambiental conforma una interesante alternativa que cada año atrae sobre a “estudiantes de biología o ciencias ambientales” , señala a Efeverde el coordinador de proyectos de voluntarios de Parques Nacionales de la Asociación de Ciencias Ambientales, Sergio Martín.

Espíritu altruista

La actual pandemia, según Martín, “nos ha afectado porque otros proyectos sí que podemos trasladarlos al ámbito digital”, una opción que resulta “muy difícil” en el caso del voluntariado y, a pesar de que se tenía que haber comenzado en mayo, “se ha tenido que posponer a julio”.

Voluntariado en Sálvadora cedida por WWF. EFE

Voluntariado en Sálvora cedida por WWF. EFE

Este espíritu altruista actúa, además, como eje vertebrador durante el verano, cuando las condiciones atmosféricas permiten este tipo de actividades y las personas interesadas disponen de más tiempo, por lo que actualmente WWF organiza dos campañas: una en el Parque Nacional Islas Atlánticas de Galicia (isla de Sálvora) y la otra en la isla de la Graciosa (Lanzarote).

La responsable de participación de WWF España, Belén Fernández, apunta que durante el Estado de Alarma “se cancelaron todas las actividades que realizamos en Parques Nacionales” y para llevar a cabo los programas de voluntariado “hemos redactado protocolos de seguridad por la Covid-19 adaptando las medidas según la actividad y el entorno”, con el empleo de materiales como “mascarillas reutilizables, gel de manos y desinfectante”.

Fernández recuerda que a pesar de que “hay mucha incertidumbre de cara al otoño”, la ONG ha detectado que “los ciudadanos han salido del confinamiento con muchas ganas de naturaleza” y volver a ella “ha sido una de las cosas que más se ha echado de menos”.

Recuperar especies emblemáticas

Otra propuesta veraniega y ambiental se ubica en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama (Madrid) de la mano de la asociación Dejando Huella de Mataelpino, cuyo objetivo es recuperar una especie emblemática en España, uno de los animales más nobles y cercanos en peligro de extinción: el burro.

Según el portavoz de esta entidad, Miguel Zuazua, uno de los efectos de la actual situación por coronavirus es “tener grupos más pequeños de 10 personas y que se conozcan entre ellos para minimizar los riesgos”, así como seguir las medidas de desinfección “adecuadas” al mantener también “la distancia interpersonal y usar la mascarilla”.

Zuazua explica que la misión es “conocer a nuestros burritos, cepillarlos, darles de comer y que los niños pueden montar en ellos”, aunque advierte de que en este contexto “no es fácil realizar algunas de las actividades” y de que las acciones con los colegios y talleres medioambientales “difícilmente volverán a la normalidad a corto plazo”.

Destinos frente a la crisis climática

Concienciar y mostrar la realidad del cambio climático, así como ofrecer viajes nacionales que “demuestran que podemos trasladarnos de forma sostenible y baja en carbono”, es la propuesta de GenuineSpain, primera agencia española que, según fuentes consultadas de la compañía, “ofrecemos destinos diferenciados que tienen en el punto de mira la lucha contra la crisis climática”.

Senderismo en la sierra de Guadarrama. EFE/Mar Morales

El Delta del Ebro (Tarragona), el Parque Natural de Somiedo (Asturias), las Rías Bajas (Galicia) o el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Huelva), constituyen algunos de los lugares “poco masificados y llenos de magia” que se pueden conocer.

También existen viajes orientados para empresas, donde poder interesarse por proyectos sin ánimo de lucro o de recuperación de fauna y flora, además de “emprendimientos novedosos” como una vista guiada a la primera bodega de carbono neutral en Rioja Alavesa (Álava), un tour interpretativo en la planta solar más grande de Europa en el desierto de Tabernas (Almería) o un paseo por las zonas verdes de Barcelona, donde “aprender sobre las actuales medidas de adaptación y mitigación de la ciudad”.

Educación ambiental

Desde ‘Hábitat Madrid’, programa de actividades sostenibles organizadas por los centros de información y educación ambiental de esta comunidad, se puede disfrutar de un sinfín de ocupaciones, como talleres de huerto ecológico y jardinería, visitar instalaciones como el invernadero de la Arganzuela, adentrarse en rutas de senderismo urbano o participar en itinerarios guiados como ‘Fauna del Retiro’ o ‘Jardinería Sostenible’.

Los museos de naturaleza y medio ambiente son otra elección para estos días estivales, donde se puede visitar el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) , en Madrid; el Museo del Medio Ambiente de Azpeitia, en Guipúzcoa; el Museo de la Naturaleza y el Hombre de Tenerife, en Canarias, o el Museo de Educación Ambiental de San Pedro, en Pamplona, entre otros. EFEverde




Secciones:                                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com