PARQUE ANIMALES

Un parque natural en un árbol flotante

  • Cada vez hay menos espacio disponible para crear reservas naturales en las ciudades. Un equipo de arquitectos propone crear hábitats adicionales para los animales terrestres y marinos en gigantescas torres similares a árboles situadas frente a las costas.

Un parque natural en un árbol flotante El 'Árbol del Mar'

Cada vez hay menos espacio disponible para crear reservas naturales en las ciudades. Un equipo de arquitectos propone crear hábitats adicionales para los animales terrestres y marinos en gigantescas torres similares a árboles situadas frente a las costas.

Imagine que vive en Barcelona, Vancouver, Hong Kong, Río de Janeiro o en alguna otra de las  cada vez más densamente edificadas y pobladas ciudades enclavadas junto al mar en los cinco continentes del planeta, y que ahora está recorriendo una de sus avenidas costeras.

A unos centenares de metros de la costa observa una gigantesca estructura vertical similar a un árbol, que surge del mar y cuenta con varias plataformas vegetales situadas por debajo y por encima de las aguas, y que bulle de vida, aleteos y chapuzones.

Al mirar y escuchar este colosal árbol marino o “Sea Tree“, proyectado por el estudio de arquitectura neerlandés Waterstudio, el observador se sitúa de frente al verdor, la frescura y la naturaleza y da la espalda por unos instantes al humo, las multitudes, el ruido y el tráfico urbanos.

Esta reserva natural flotante, que puede construirse frente a las costas marítimas de las ciudades, será el hogar protegido de numerosos animales y plantas, ofreciendo una solución inédita para conservar la fauna autóctona y sus hábitats en algunas de las principales urbes del mundo.

El cambio climático y la urbanización ejercen una gran presión sobre el espacio disponible en las ciudades para abrir espacios naturales y nuevas zonas de parques, y el ‘Sea Tree’ ofrece a aquellas urbes que limitan con el mar la posibilidad de generar un hábitat adicional para aves, abejas, patos, murciélagos y otros pequeños animales e insectos amenazados y a su vez beneficiar el medioambiente a urbano”, aseguran desde Waterstudio.

Este innovador proyecto muestra que “la línea de costa ya no pone un límite a la expansión de la ciudad, sino que de hecho es su nueva frontera”, señalan desde este estudio con sede en Rijswijk, especializado en edificaciones en entornos acuáticos y dirigido por el arquitecto Koen Olthuis.

Microislas frente a las costas neoyorquinas

“Los primeros ‘árboles marinos’ podrían construirse en las aguas de la ciudad de Nueva York y solo estarán destinados a los animales siguiendo el proyecto original, ya que no está previsto diseñar estructuras de este tipo para uso de seres humanos”, señala a Efe la arquitecta Ankie Stam, de Waterstudio, quien participa en el proyecto.

De acuerdo a Stam, esta estructura, que incorporará un gran recipiente o espacio recolector de agua dulce en su centro y un compartimento de lastre en su base, constará de entre veinte y treinta plantas abiertas, la mayoría de ellas sobre el nivel del mar, que servirán de refugio para numerosas especies de flora y fauna aérea, terrestre, anfibia y acuáticas (peces y escualos).

 El ‘Sea Tree’ es una forma de facilitar el retorno de la naturaleza y, a la vez, reducir el impacto de la polución, y de solucionar el hecho de que cada vez sea más difícil asignar una cantidad apropiada de tierras para la conservación de la vida silvestre dentro de los límites de las ciudades, según sus creadores.

Para Waterstudio, la conservación de unos hábitats para las aves, abejas, murciélagos y otros animales pequeños no solo aumentaría la biodiversidad de cualquier ciudad, “sino que también le aportaría una multitud de efectos ambientales positivos, promoviendo la salud y el bienestar de la comunidad”.

Infografía de cómo quedaría la estructura interna del "árbol" con los animales y vegetales en su interior.Foto: Architect Koen Olthuis - Waterstudio.NL

Estructura interna del “árbol”. EFE/Architect Koen Olthuis -Waterstudio.NL

Según el estudio arquitectónico que dirige Koen Olthuis el ‘árbol del mar’ es un nuevo concepto de estructura flotante de acero, formada por hábitats con vegetación alojados en capas, diseñada exclusivamente para la flora y la fauna, y que posibilitará crear nuevas manchas verdes para una ciudad.

“Este objeto flotante está diseñado y será fabricado teniendo en cuenta todos los elementos esenciales para promover un hábitat abundante para las especies que viven, tanto por encima como por debajo del nivel del agua”, según sus creadores.

Bajo el agua, el ‘árbol del mar’ ofrece un hábitat para las pequeñas criaturas del agua o incluso, cuando el clima lo permita, para incorporar arrecifes de coral artificiales”, añaden desde Waterstudio.

Tecnología de las plataformas petrolíferas

Esta estructura se construirá utilizando la última tecnología de alta mar, similar a la empleada actualmente para la construcción de torres de almacenamiento de petróleo que se encuentran en el mar abierto, por ejemplo en Noruega, según la información técnica proporcionada a Efe por la arquitecta Ankie Stam.

Según Stam, “el ‘árbol del mar’, no solo proporcionará el ambiente ideal para multitud de especies, sino que además supondrá una reducción significativa de las emisiones de CO2, pudiendo ser emplazado a lo largo de las riberas de los ríos, océanos, lagos, puertos, e incluso cerca de zonas industriales e islas”.

 Esquema de cómo quedaría la estructura medioambiental y las zonas o niveles por especiels animales,.Foto:Architect Koen Olthuis - Waterstudio.NL

Esquema de cómo quedaría la estructura medioambiental y las zonas o niveles por especiels animales,.Foto:Architect Koen Olthuis – Waterstudio.NL

 La altura y la profundidad de estas estructuras pueden ser adaptadas de acuerdo a las diferentes condiciones físicas, como la profundidad del agua, las olas, las mareas y las corrientes acuáticas y, al igual que un árbol de tierra, se moverá suavemente junto con el viento y las olas, y será fijado al fondo marino mediante un cable y sistema de anclaje, según Waterstudio.

“Cada una de estas estructuras flotantes, que se puede agregar a cualquier ciudad con costa, tiene el potencial de influenciar una zona de varios kilómetros a la redonda de su lugar de amarre, al proporcionar hábitat para muchas plantas y animales en busca de refugio”, de acuerdo a la compañía neerlandesa.

“El agua es un lugar donde se puede emplazar un hábitat para la fauna que no debe ser perturbado por los seres humanos, ya que es una manera perfecta de mantener a la gente alejada”, de acuerdo al equipo de arquitectos de Koen Olthuis.

Según Ankie Stam, este concepto, inspirado en las formas de los árboles terrestres, divide las áreas de flora y fauna en distintas secciones y las coloca una encima de la otra, convirtiéndose en un lugar de reunión vertical para los animales. EFEverde

 

 

 

 

 




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies