NATURALEZA LINCE

Establecen 28 parejas reproductoras con previsión de obtener 39-50 cachorros de lince ibérico

Foto de archivo del 13 de mayo de 2016, de la liberación de un lince ibérico Mistral, en el Monte del Milhouro (Herdade da Cela), en Mértola. EFE/Nuno Veiga Fotografía de archivo de un lince ibérico. EFE/Nuno Veiga

El programa de conservación ex situ del lince ibérico ha establecido, para la actual temporada de cría 2021, un total 28 parejas reproductoras de las que, teniendo en cuenta los parámetros reproductivos registrados en el programa hasta la fecha, se estima obtener una cifra comprendida entre los 39 y 50 cachorros.

28 parejas reproductoras

El establecimiento de estas parejas, según ha comunicado el programa, se ha realizado teniendo en cuenta la tasa de reposición de ejemplares que requiere el programa de cría y también en base a las necesidades de ejemplares que hay en las distintas zonas de reintroducción, ya que más del 80 % de los cachorros que salen adelante cada temporada de cría tiene como destino su liberación en alguna de estas áreas.

Para la anterior temporada de cría, de 2020, se establecieron 26 parejas reproductoras que dieron lugar al nacimiento de 46 cachorros; lograron salir adelante 32 linces, 19 machos y 13 hembras, y en total se han preparado a 27 para su liberación en estos primeros meses de 2021, quedando 5 de ellos como ejemplares de reposición y futuros reproductores del programa de conservación ex situ.

Para esta temporada 2021 se han establecido 28 parejas, repartidas en los distintos centros de la Península Ibérica, y se estima el nacimiento de entre 52 y 60 cachorros, de los cuales se estima que entre 39 y 50 linces sobrevivan después de los dos meses de vida.

La mayoría de estas parejas ya han pasado la época de celo, e incluso ya se han producido los primeros partos en el centro de El Acebuche, en Doñana (Huelva) y de Silves en Portugal.

Como en otras temporadas, la mayor parte de los cachorros que nazcan serán preparados para liberarse en el medio natural y los demás se quedarán como parte del programa para poder mantener una adecuada diversidad genética entre los animales alojados y sus futuros descendientes.

Cabe resaltar que de las parejas establecidas, cuatro son primerizas y por ello tienen una mayor probabilidad de presentar problemas de gestación o durante la lactancia; estas hembras son Oleander y Parra, en El Acebuche, y Playa y Mina en el centro de la Olivilla.

Además, otras hembras, pese a no ser primerizas, han presentado algunos problemas de gestación o lactancia con anterioridad, como Nala, Elipse y Mochuela, y se espera conseguir ese año su primera reproducción exitosa.

También cabe señalar que dos de las hembras emparejadas en esta temporada, Coscoja y Cynara, cuentan con 15 años de edad, lo cual aportará información sobre la longevidad reproductora de la especie, muy valiosa para la gestión del programa de cría. EFEverde

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com