PANAMÁ INDÍGENAS

Panamá aparta al contratista de hidroeléctrica a la que se oponen indígenas

  • El Gobierno panameño suspendió las obras de Barro Blanco en febrero de 2015 y multó por violaciones a la ley ambiental a Genisa

Panamá aparta al contratista de hidroeléctrica a la que se oponen indígenas Vista de la central de Barro Blanco en la provincia panameña de Chiriquí. EFE/A.Bolívar/Archivo

Efeverde.- Un proyecto hidroeléctrico en Panamá paralizado desde 2015 por el rechazo indígena entrará en servicio pero no será operado por la empresa de capital centroamericano que lo construyó sino por un tercero independiente, según un acuerdo firmado por el Gobierno y cinco líderes de la comarca Ngäbe Buglé

La empresa Generadora del Istmo S.A. (Genisa), que obtuvo en 2007 la concesión y que inició en 2011 la construcción de la hidroeléctrica de Barro Blanco, ahora con un 95 % de avance, “se retira de la operación” y será “reemplazada por un tercero independiente” aún por designar.

Así lo indica el convenio, al que tuvo acceso Efe, firmado por el presidente panameño, Juan Carlos Varela, y autoridades tradicionales de la comarca Ngäbe Buglé, el cual, para que se haga decreto Ejecutivo y entre en vigor, deberá ser ratificado por el Congreso General de la comarca.

Efe no pudo obtener de inmediato una reacción de Genisa, que no participó en la mesa de diálogo instalada por el Gobierno para afrontar la crisis de la hidroeléctrica, que proyecta generar 28,56 megavatios, cerca del 2 % de la capacidad instalada del país.

Violación de la ley ambiental

El Gobierno panameño suspendió las obras de Barro Blanco en febrero de 2015 y multó por violaciones a la ley ambiental a Genisa, que ha rechazado los alegatos oficiales y ha pedido respetar la seguridad jurídica.

El acuerdo, de 19 puntos, fue suscrito en una accidentada jornada en la que incluso el mandatario panameño se retiró temporalmente del evento oficial, celebrado en la apartada comunidad de Llano Tugrí, capital de la comarca Ngäbe Bugle, debido a las protestas de grupos indígenas que se siguen oponiendo a la hidroeléctrica.

Los grupos cuestionaron la representatividad de los representantes indígenas firmantes del convenio: la cacica general Silvia Carrera; el presidente del Congreso General, Demecio Cases; del cacique regional, Jeremías Montero; el cacique local, Chito Gallardo, y el alcalde del distrito de Müna, Rolando Carpintero.

“Ellos son caciques hasta que sea (haya una) elección”, respondió Varela, que recalcó a los presentes que “sean los caciques los que le expliquen al pueblo el acuerdo”.

La cacica general de la comarca Ngäbe Buglé, Silvia Carrera (i), el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela (c) y el cacique regional, Jeremías Montero (d), tras la firma este lunes del acuerdo de la hidroeléctrica en Llano Tugrí (Panamá). EFE/Alejandro Bolívar

La cacica general de la comarca Ngäbe Buglé, Silvia Carrera (i), el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela (c) y el cacique regional, Jeremías Montero (d), tras la firma este lunes del acuerdo de la hidroeléctrica en Llano Tugrí (Panamá). EFE/Alejandro Bolívar

Préstamo del BCIE, Alemania y Holanda

El acuerdo firmado este lunes indica que las acciones de Genisa se traspasarán a un fideicomiso en garantía del repago de los préstamos que obtuvo del Banco el Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Banco DEG de Alemania, y Banco FMO de Holanda.

 Una vez pagados esos préstamos, se abre la opción de que el proyecto pase a ser propiedad de una empresa del Estado en la que la comarca Ngäbe-Buglé tenga una participación no menor del 51 %.

El Gobierno aportará al fideicomiso el 15 % de los ingresos brutos que tenga el proyecto, recursos que se destinarán al desarrollo de las comunidades indígenas y campesinas aledañas.

 Pruebas de llenado

La fecha de entrada en operaciones de la hidroeléctrica, que se alimenta del río Tabasará, dependerá de nuevas pruebas de llenado del embalse, que se harán a partir de un momento no precisado.

Las primeras pruebas comenzaron el 24 de mayo pasado pero fueron suspendidas dos semanas después por las protestas de los indígenas, que han rechazado el proyecto por razones ambientales y religiosas.

Proyectos tras la aprobación popular

El Gobierno panameño “procederá a la cancelación de cualquier concesión de proyectos hidroeléctricos que existan sobre el río Tabasará“, señala el documento oficial sin más precisiones.

Agrega que las concesiones futuras en la comarca contarán con la aprobación de la población por medio de un referéndum y después de todas las autoridades comarcales, y que “cualquier otro tipo de proyecto hidráulico que se realice sobre la cuenca deberá respetar la sostenibilidad del corredor biológico acuático“.

El representante de Naciones Unidas en Panamá, Martín Santiago, que participó en la mesa de negociación con el pueblo Ngäbe Buglé, dijo este lunes que el acuerdo es “un referente para Panamá y para la comunidad internacional” y que, a pesar de la oposición de un grupo, “hoy es un día que deberíamos estar celebrando”.

“Los intereses particulares no han podido pasar sobre el interés público” en este proceso de diálogo con el pueblo indígena, añadió en una entrevista con la televisora local TVN. Efeverde




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies