Preparan "Go Green Pamplona", una estrategia para reducir emisiones contaminantes

NAVARRA EMISIONES

Preparan “Go Green Pamplona”, una estrategia para reducir emisiones contaminantes

Preparan Pamplona prepara estrategia para reducir contaminantes. EFE/Villar López

Más de la mitad de la energía que consume Pamplona está ligada al transporte y asociada a productos derivados del petróleo, según el Diagnóstico Energético que servirá para el desarrollo, a partir de este mes, del proyecto "Go Green Pamplona" que busca reducir las emisiones contaminantes de la ciudad.

Pamplona consume anualmente 4.435 GWh de energía, un 56 % basada en productos derivados del petróleo. Más de la mitad de esa energía final está ligada al sector del transporte, un 21% es consumo residencial y un 14,2% se vincula a la industria.

Estos datos tienen relación directa con la producción de las 1.133.238 de toneladas CO2 que Pamplona emite a la atmósfera cada año, según los datos facilitados por el concejal delegado de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad, Fermín Alonso, y el director de Proyectos y Obras, Movilidad y Sostenibilidad, Alejandro Astibia.

Alonso, quien ha sostenido que estamos “realmente lejos” de cumplir todos los compromisos adquiridos y la normativa relacionada con esta cuestión, ha apuntado que está previsto que la estrategia esté perfectamente diseñada antes de finalizar el año.

Go Green Pamplona

Según han detallado, “Go Green Pamplona” englobará todas las actuaciones de lucha contra el cambio climático desarrolladas por la ciudad y definirá las nuevas líneas de actuación para la próxima década, valorando los recursos necesarios para su ejecución, los indicadores y los medios para su seguimiento y control.

Para su diseño se ha realizado un estudio que revela que los productos derivados del petróleo acaparan el mayor consumo con un 56,3 % de la demanda, con el gasóleo y la gasolina como referentes principales.

Un 24,1 % del consumo energético final se corresponde con gas natural y un 15 % con energía eléctrica (un tercio de ella, un 5 %, procedente de energías renovables gracias al mix eléctrico nacional).

Un 4,3 % de la energía consumida se vincula a otras fuentes renovables como la solar térmica, geotérmica, biomasa, biogás o biocarburantes y un 0,3% a carbones.

Menos del 10 %, un 9,3 %, de la demanda energética final se corresponde con energías renovables: un 5 % de energía eléctrica renovable y un 4,3 % de otras fuentes renovables.

Además, de ese porcentaje, un 2,5 % es consecuencia de las obligaciones de uso de biocarburantes para el transporte y el 5 % de energía eléctrica se debe al mix eléctrico nacional, no a generación local.

Esta demanda energética supone que la ciudad emite más de 1.133.200 toneladas de CO2 equivalente asociado a su modelo energético, lo que supone 5,7 toneladas por habitante. Gasta, además, 460 millones de euros, lo que se traduce en una factura energética per cápita de unos 2.330 euros.

La evolución del consumo de energía final en Pamplona para adaptarse al “escenario objetivo” que refleja, por ejemplo, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima tendría que conllevar un descenso en la demanda energética de carbón en un 37 % y de productos petrolíferos en un 36 % y un aumento en un 40 % de la demanda de fuentes renovables, en un 16 % la de gas natural y en un 5 % la de electricidad.

Así las emisiones bajarían de 1.133.238 toneladas en 2017 a 815.805 en 2030, un 28% menos, y se reduciría el gasto energético de los 460 millones actuales a los 387 millones, un 16% menos, en 2030.

Esto, según Alonso, pone de manifiesto que “hay motivos para empezar desde ya este trabajo”, a lo que ha añadido que una vez que se cuenta con un diagnóstico es preciso poner en marcha una estrategia que ha de ser transversal y que tiene que ser “una bandera para todos, un objetivo común de ciudad”.

El desarrollo de esa estrategia tendrá un impacto inmediato en las emisiones locales e impulsará la mitigación del cambio climático, provocará una reducción de las facturas energéticas de la ciudadanía y hará más competitivos y resilientes a los negocios, industrias y servicios.

El diagnóstico recoge una serie de conclusiones que orientan hacia la implementación de medidas para conseguir un incremento en el uso de renovables de un 80 % en el sector industrial, de un 26 % en el transporte, de alrededor de un 118 % en el sector terciario y de un 12 % en el residencial.

En ese contexto, ha apuntado que es “inaplazable potenciar una movilidad más sostenible” y apostar por la peatonalización y la bicicleta,  el uso del transporte público, además de potenciar la electrificación del parque móvil.

Se apunta además que el modelo energético futuro debe ir cambiando y así durante las próximas semanas se publicarán las ayudas, por 20.000 euros, que el Ayuntamiento pone a disposición de hogares para la realización de instalaciones de autoconsumo en viviendas, para instalaciones tanto individuales como compartidas. EFEverde

 




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com