EUROPA MEDIOAMBIENTE

Otro satélite europeo informará de las condiciones meteorológicas

  • Copérnico es el programa más ambicioso de observación de la Tierra y con él Europa pretende “invadir” de manera continua el planeta de datos para “radiografiar” océanos, ríos, lagos, glaciares, clima o desastres naturales, con el objetivo de mejorar la gestión del medio ambiente y la vida cotidiana de los ciudadanos

Otro satélite europeo informará de las condiciones meteorológicas Europa lanza su cuarto satélite medioambiental del programa Copérnico. EFE/NASA

EFEverde.- El programa europeo Copérnico de observación de la Tierra amplia esta noche su familia con el lanzamiento del Sentinel-1B, un satélite que, una vez en órbita, tomará imágenes en cualquier condición meteorológica, de día o de noche, para estudiar la superficie de la Tierra y los océanos.

El lanzamiento de este satélite, el cuarto del programa Copérnico, se hará con un cohete Soyuz a las 21:02 horas GMT de hoy, desde el puerto espacial de Europa en Kurú (Guayana Francesa), en donde todo está ya listo para el despegue.

Copérnico es el programa más ambicioso de observación de la Tierra y con él Europa pretende “invadir” de manera continua el planeta de datos para “radiografiar” océanos, ríos, lagos, glaciares, clima o desastres naturales, con el objetivo de mejorar la gestión del medio ambiente y la vida cotidiana de los ciudadanos.

Este programa, que proporcionará información “precisa, oportuna y de fácil acceso”, coloca a Europa en el liderazgo mundial en observación de la Tierra desde el espacio, señala a Efe vía correo electrónico Ramón Torres, jefe del proyecto Sentinel-1.

Varias misiones en órbita

Copérnico incluye varias misiones y ya están en órbita tres satélites de otras tantas: el Sentinel-1A, el 2A y el 3A.

Ahora se lanza el segundo satélite de la misión Sentinel-1, el Sentinel-1B, que se unirá a su gemelo casi idéntico (Sentinel-1A), cuyo lanzamiento fue hace dos años. Entre ambos hay muy pocas diferencias; este nuevo satélite tiene un GPS mejorado, según fuentes de Thales Alenia Space, contratista principal de la misión.

El río Juruá desde el espacio

Fotografía captada por el satélite Envisat del río Juruá, afluente del Amazonas, adentrándose en la selva del oeste de Brasil, facilitada por la Agencia Espacial Europea (ESA) en 2012. EFE

Ambos orbitarán a 180 grados de separación, lo que proporcionará una cobertura mucho más completa de nuestro planeta: “más ojos para proteger la Tierra”, afirma la Agencia Espacial Europea (ESA).

Cambios climáticos y desastres naturales

Los dos contribuirán a monitorizar el medio ambiente y desastres naturales: entre los principales objetivos, tratar de entender el planeta en constante cambio, desde el seguimiento de la subsidencia del terreno a la supervisión del hielo en océanos polares.

Por ejemplo, el Sentinel-1A ha generado ya unas 1.200 imágenes radar que “muestran claramente” los cambios en los glaciares de la costa de Groenlandia, así como del seguimiento de inundaciones y deslizamientos de tierra debidos al monzón en Myanmar, según Thales.

“Sentinel-1 lleva a bordo un instrumento radar avanzado para proveer imágenes de la superficie de la Tierra día y noche y en cualquier condición meteorológica”, explica a Efe por correo electrónico Claudio Bruno, director de programas de la ESA y Exportación para Observación de la Tierra de Thales Alenia Space Italia.

Según Bruno, como constelación de dos satélites orbitando a 180 grados, la misión tomará imágenes de toda la Tierra cada seis días.

Un misión extensa

La misión será beneficiosa para múltiples servicios relacionados con la monitorización de la extensión de hielo en el océano Ártico y la vigilancia del medio ambiente marino, incluyendo la monitorización de vertidos de petróleo y la detección en embarcaciones para seguridad marítima, continúa este experto.

Además, servirá para la gestión de bosques, agua y tierra y para dar soporte a situaciones de crisis o ayuda humanitaria.

En el momento del lanzamiento el satélite pesará 2.200 kilogramos (incluye combustible) y una vez en órbita a 693 kilómetros desplegará sus paneles solares que usará para cargar sus baterías.

Junto al Sentinel-1B, en el mismo cohete, se lanzarán tres CubeSats (pequeños satélites desarrollados por universitarios dentro del programa “Fly your satellite” de la ESA) y el satélite Microscope, de la agencia espacial francesa CNES, que quiere demostrar la universalidad de la caída libre o principio de equivalencia de la física (en el vacío todos los cuerpos caen a la misma velocidad). EFEverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies