NATURALEZA OSOS

El osezno de Liébana (Cantabria) ya está en el centro de recuperación

El osezno de Liébana (Cantabria) ya está en el centro de recuperación Combo de fotos facilitadas por el Gobierno de Cantabria sobre la captura del osezno. EFE

El osezno herido que vagaba por la comarca cántabra de Liébana, ya está en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cantabria, tras haber sido capturado en las proximidades del pueblo de Cambarco.

Los responsables de la Consejería de Medio Rural de Cantabria han explicado en rueda de prensa como se ha logrado capturar al animal, que ha estado siendo seguido con cámaras de trampeo desde hace quince días.

Gracias a las cámaras de trampeo

Esas cámaras permitieron ver que el osezno tenía “cierta querencia” por una determinada zona, en la que ayer se colocó, con la colaboración de tramperos del Ministerio de Medio Ambiente, una trampa “de lazo”, que se activó a las 15.00 horas.

Tres horas después, a las 18.05 horas, se recibió el aviso de que “algo había caído en la trampa”, comprobándose que se trataba del oso herido en una pata del que se tenía noticia desde el 20 de noviembre al verle en algunos pueblos de Liébana.

Tras ser capturado, el animal fue anestesiado y se le hicieron algunas pruebas, que determinaron que tiene rota la muñeca de una de las extremidades delanteras, y “posiblemente” también fractura del cúbito.

En el centro de recuperación

El osezno, que pesa 31,4 kilos, ha pasado la noche en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Villaescusa, con mínimo contacto con los cuidadores para así ampliar las posibilidades de ser liberado al medio natural.

La Fundación Oso Pardo no entiende “la demora injustificable e insólita” en la captura del osezno, y considera que lo importante ahora es que el animal vuelva a su hábitat natural “siempre que sea posible”.

Sin embargo, su presidente, Guillermo Palomero, reconoce, en declaraciones a Efe, que ve “difícil” que el animal pueda volver a la montaña, porque ha pasado “mucho tiempo conviviendo con los humanos y casi viviendo en un pueblo”.

Puesta en libertad pero vigilado

En el caso de que se pueda liberar al osezno, ha abogado por hacerlo radio equipado para poder comprobar sus movimientos y, en caso de no adaptarse correctamente, “ya no quedaría otra que tenerlo en cautividad en las mejores condiciones posibles”.

Y ha apuntado que esta es la quinta vez que se encuentra un osezno herido o huérfano.

Dos de los oseznos que fueron capturados volvieron a la naturaleza, mientras que otro no consiguió readaptarse y se acercó de nuevo a un pueblo, lo que obligó a dejarlo en cautividad, y el otro se murió en el trayecto hacia su liberación, debido al estrés. Efeverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies